Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Impacto emocional de la fiesta taurina en la infancia mexicana

El Dr. Juan Alberto Cardenas, Psiquiatra, determinó en una evaluación que el impacto emocional a la infancia mexicana se origina por los mensajes verbales que acompañan la fiesta taurina.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • La fiesta taurina en México se encuentra en un punto decisivo, ya que corre el riesgo de suspenderse definitivamente.

  • Una de las mayores quejas es que no se evita, en varios puntos del Bajío, la entrada de menores por riesgo a exposición de violencia.

  • Aunque hay variedad de posicionamientos, el Dr. Juan Alberto Cardenas, Psiquiatra, determinó que no existe impacto directo emocional a los menores, sino que las consecuencias se acompañan de mensajes verbales frente a la fiesta.

Las corridas de toros en México se encuentran en riesgo de suspenderse definitivamente, mientras tanto la actividad se encuentra detenida provisionalmente, lo cual impide la expedición de permisos para la celebración del espectáculo. Una de las mayores quejas hacia las corridas de toros es que no se evita, en muchos puntos del país, la entrada de menores de edad por riesgo a la exposición a violencia y a un ambiente no saludable; sin embargo, el Dr. Juan Alberto Cardenas Medina, Psiquiatra en la Clínica Especializada Neurocom determinó con una evaluación práctica entre niños y adolescentes expuestos a la fiesta taurina y no expuestos, que no existe impacto emocional o conductual directo, sino que las consecuencias sobre agresión, ansiedad y emociones están acompañadas de mensajes verbales y discurso con el que se presenta la fiesta taurina a la infancia.

La legislación mexicana establece que las niñas, niños y adolescentes (NNA) tienen derecho a vivir una vida libre de toda forma de violencia y que se resguarde su integridad personal. Con esa base y en acatando el derecho, el Comité de Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) recomendó medidas para prohibir la participación de NNA en el espectáculo.

No obstante, gobiernos, asociaciones y sociedad civil denunciaron que no se cumplían con las recomendaciones que hizo la ONU.

Desde el 2015, la entonces presidenta de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Lourdes Adriana López Moreno aseguró que con los espectáculos se generael ánimo de aspiración de un niño o adolescente sea de formar parte de una actividad violenta mucho más cuestionable que los toros”

A lo largo del tiempo distintos legisladores han tratado de proteger a los niños mediante la Ley General de Derechos de las NNA para que se desenvuelvan en un ambiente adecuado con la garantía de que las autoridades y los ciudadanos se vean obligados a protegerlo, y han considerado que el espectáculo taurino altera el ambiente en el que se desarrollan.

Ello, tomando en cuenta que a nivel conductual, la agresividad comienza a manifestarse en la niñez temprana y adquiere una expresión máxima durante la adolescencia y esto se convierte en un precedente para los comportamientos delictivos y problemas sociales, indica Penado, Andreu y Peña en “Agresividad reactiva, productiva y mixta: análisis de los factores de riesgo individual.

Ahora con la posible detención de la fiesta taurina, la cual se determinará el día de mañana, la industria dejaría de derramar alrededor de seis mil 961 millones de pesos y los empleos directos generados por la actividad serían eliminados dejando sin trabajo a más de 80 mil personas y a 146 personas de forma indirecta, apuntan datos de la Secretaría de Agricultura.

Y es que tan solo para dimensionar las pérdidas en dado caso de una suspensión definitiva, la Plaza de Toros tiene espacio para alrededor de 50 mil espectadores y por corrida durante el 2021, los precios fueron de los 200 hasta los mil 150 pesos, lo que en un mínimo de ganancias dejaría más de varios millones de pesos en caso de tener gran asistencia.

 

Opiniones contrarias: NNA están en su derecho de acceder a corridas de toros por cultura e identidad y no generan impacto negativo emocional ni conductual.

Frente a los posicionamientos a favor de un ambiente sano y que evite la violencia, no faltaron las posiciones contrarias. Una de ellas fue dada por la Asociación Mexicana de Tauromaquia A.C quien consideró que el impedir el acceso a los menores de edad a las plazas de todos limitaba a los NNA a acceder a su derecho a la cultura y a su identidad, “cuando lo deciden”.

“No existe evidencia científica ni estudios que demuestren que acudir a una corrida de toros o participar en una escuela taurina provoque algún trastorno de ansiedad o sea generador de violencia en los menores de edad”, puntualizó.

En ese sentido, la Asociación defendió que el participar y presenciar la actividad cultural e histórica no genera comportamientos violentos en los infantes o trastornos de personalidad.

En un estudio realizado por el Dr. Cardenas Medina en la Ciudad de México y bajío de la República Mexicana (Aguascalientes, Jalisco, Tlaxcala e Hidalgo), priorizando zonas donde se realiza la fiesta taurina, con el objetivo de vislumbrar si los NNA expuestos a la tauromaquia calificado como un hecho violento desarrollaban trastornos de ansiedad y violencia.

La hipótesis de investigación fue que los niños expuestos a la fiesta taurina tendrían puntajes más altos en trastornos de ansiedad, agresión y exposición a la violencia.

“De los resultados obtenidos se puede deducir que en niños no expuestos existe mayor tendencia a la agresión; en el Bajío existe además mayor exposición a la violencia y puntuaciones de ansiedad más elevadas en población no expuesta a la fiesta taurina”, apuntó el Dr. Juan Alberto Cardenas Medina en su investigación.

En las evaluaciones de adolescentes con desconocimiento de la fiesta taurina la exposición a la violencia. En particular, en la Ciudad de México existe una mayor tendencia a la agresión en población no expuesta.

La tendencia de mayor agresión en niños y adolescentes en CDMX y en el Bajío fue igual, ya que “muchos factores parecen modular de manera significativa la relación entre ver escenas agresivas y/o violentas en las cuales una persona o animal es dañado física o mentalmente y las repercusiones psíquicas que pueden resultar de tal observación”, dijo Cardenas Medina.

Aunque los menores no tengan afectaciones emocionales, dos tercios de los encuestados considero que el evento era violento y su actitud no es generalmente favorable.

El estudio revela que cuando la violencia es justificada causa mayor impacto emocional en los niños que cuando carece de justificación.

En ese sentido, la conclusión es que los mensajes y el discurso con el que se acompaña la corrida de toros tiene consecuencias “sobre la agresión, la ansiedad y los niveles de impacto emocional de los jóvenes espectadores”, concluyó el Dr. Juan Alberto Cardenas Medina.

 

Leer más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores