Iberia y su estrategia “SocialFlight” ¿Éxito o fracaso?

España.- La empresa aérea española, Iberia, acaba de anunciar una iniciativa llamada SocialFlight, en la cual se subastan billetes para viajar de Madrid a Nueva York con un nuevo sistema. Los usuarios ingresan a su plataforma e indican el precio que están dispuestos a pagar sin saber cuánto ofrecen los demás interesados. Al final, Iberia da a conocer la puja más alta beneficiando a quienes hayan “comprado” a dicho precio. Esta experiencia a través de las redes sociales busca forzar su oferta en la medida en que los usuarios estén dispuestos a pagar.

Más notas relacionadas:
El tweet más grande del mundo comienza a volar con Iberia
El mercado digital para viajes, más fuerte que nunca
Las promociones si funcionan…mientras sean inteligentes

El intento de Iberia, si bien no es nuevo, ha llamado la atención en el mundo de los negocios con SocialFlight. Otras aerolíneas ya habían puesto en marcha un modelo de negocio en el que el sistema de precios se ajusta a la demanda. El resultado, por tanto, es previsible con la salvedad de que no podrán cobrar precios exagerados a los usuarios de última hora que realizan viajes por necesidad.

Un concepto clave para entender las subastas es el “precio de indiferencia”, referido a ese umbral donde al consumidor le costaría trabajo decidir si pagar más por un servicio o producto o no hacerlo. La subasta que Iberia ha diseñado se denomina “subasta en sobre cerrado de primer precio”, donde el usuario puja sin conocer la cantidad ofertada por el resto de los usuarios y pagará el precio si él es el mejor postor.

Como en la mayoría de las subastas, las personas actúan con celo al momento de ofertar, pues para que una compra de estas características valga la pena, el producto debe ser altamente cotizado y debe ofrecer la oportunidad de adquirirlo a un menor precio que en una transacción tradicional.

Ogilvy, la empresa que ha ideado este sistema, afirma que la mayoría de los 17 mil internautas que participan en la iniciativa han permitido llenar aviones de 222 pasajeros a precios ligeramente superiores que los de los vuelos regulares. El máximo era 600 euros. No había mínimo.

Iberia asegura que los participantes, habituales de las redes sociales, no buscan precio, “sino la experiencia adicional de este vuelo, un servicio específico que incluirá numerosas iniciativas, a modo de sorpresas, que harán único el trayecto”. Para los críticos, la promoción no ha hecho ninguna diferencia salvo colocar a la empresa en un área visible del marketing digital que cruza la interacción con los clientes y el modelo de negocio.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299