Si bien el 58 por ciento de los mexicanos encuentra empleo por medio de bolsas de trabajo en internet, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Internet, ninguno lo consiguió sin pasar por la temida entrevista ante un experto en atracción de talento. Este filtro es complicado para los profesionales, pero existen acciones que pueden ayudarlos a librar la “batalla” de la mejor manera posible.

Ser agradecido aplica en todas las áreas de nuestra vida. En la industria laboral es valorado que un candidato regrese con el departamento para agradecer la oportunidad, aún cuando no haya sido contratado. Nunca se sabe en qué nueva compañía este ese reclutador en unos años, o en qué puesto.

También, dar seguimiento otorga ventaja a los postulantes cuando todavía tienen esperanza de ser contratados. La editora ejecutiva de la página web de Business Insider, Jessica Liebman, quien compartió en una publicación realizada por el sitio, que contrató a cientos de profesionales bajo su cargo gracias a un simple gesto: enviar una nota de agradecimiento después de su entrevista.

Y más allá de eso, una simple acción como preguntar podría ser determinante. Cuestionar a RH sin objeto, haría que además de perder entre los postulantes, el reclutador te descarte para otras ocasiones, pero por el contrario, mostrarte como una persona con interés y que además busca conocer a la perfección el puesto, para desempeñarlo de la mejor manera, te daría incluso un plus, de acuerdo con expertos de OCC.

5 cartas a jugar después de perder tu empleo
Imagen: Bigstock

Entre la semana preguntas que puedes hacer están: ¿cómo es un día de trabajo en el puesto?, ¿cuáles son los atributos necesarios para desarrollarme en la compañía?, ¿tienes algunos ejemplos de los proyectos que han hecho?, ¿qué habilidades valoran en mayor medida en un candidato? O algo tan importante como ¿qué podrías decirme del equipo con el que trabajaría?

La entrevista es clave para conseguir un empleo, por ello tener las habilidades más destacadas, que hagan pensar al reclutador que no hay mejor opción que tú, más allá de tus estudios o de tus relaciones públicas, es tu oportunidad para convencerlo de que eres más que un simple currículum vítae, que eres un profesional dispuesto a aprender de esta experiencia, ya que al final los encuentros con reclutadores forjan al candidato para mejorar en sus futuras entrevistas.