Hasta en un producto centenario se puede ser original

Buenos Aires, Argentina.- Nunca hay que perder las esperanzas de ser creativo. Hasta en productos que llevan años (y hasta décadas o siglos) en el mercado, siempre hay tiempo de hacer algo nuevo. En este caso, unos originales anteojos para el sol con marco hecho íntegramente en madera de roble, lapacho, zebrano y wengue.

Las versiones acerca del origen de la gafas son muchas, pero la mayoría coincide en que fue en el siglo 14 en que se comenzó a generalizar su uso. Sin embargo, aunque podría parecer que ya está todo inventado, en Córdoba, Argentina, una empresa familiar (Nardi Wood) fabrica anteojos de primera calidad con un detalle: están hechos a mano y en distintos tipos de madera.

Según explican, son de madera de roble, lapacho, zebrano y wengue, y es un producto ecoamigable.

Los argumentos de venta que exponen a manera de publicidad en su página web y en su Facebook son varios:

  • Diseño: Cada línea es un trazo único. Con terminaciones a mano, suavidad al tacto y estética a la vista.
  • Durabilidad: La selección de la madera y el tratamiento llevado a cabo en la misma logra una fortaleza total y permite el contacto con agua.
  • Salud visual: Cristales de alta calidad óptica con protección UV, y todos polarizados.
  • Tecnología: La curva del puente y en las patillas, el Flex y el sistema de inclinación permiten una adaptación impecable.
  • Conciencia ambiental: La madera es un producto bioamigo. Es una madera de uso sustentable y totalmente biodegradable.

Guido Nardi, uno de los creadores, explicó al sitio Infonegocios que “Nardi Wood es un anteojo exclusivo, que no pretende ser masivo porque su proceso de producción, atento a cada detalle y a cada rincón del producto, así lo determina”.

Sigue a Pablo en Redes Sociales


SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299