Hacking creativo de Burger King convierte el “Basel Banana” en gran acción de marketing

Burger King arrancó la semana con un ataque creativo al arte moderno y la Basel Banana. La ahora famosa pieza de Maurizio Cattelan fue insipración para crear un anuncio en twitter con el texto “N’avalez pas n’importe quoi.” o el equivalente a “ten cuidado con lo que comes”. El ejercicio de la marca seguramente causará revuelo en las próximas horas aunque al momento sólo suma un par de miles de reproducciones en twitter.

El mundo del Arte tiene formas muy interesantes de dar valor a objetos que parecerían sin consecuencia. Durante el Art Basel de Miami que inició el 5 de diciembre se vendió por primera vez un plátano pegado a una pared por la increíble suma de $120,000 dólares. La obra del artista italiano Maurizio Cattelan se logró al pegar un pedazo de fruta de un supermercado local que luego pegó en una pared blanca en la galería parisina de Perrotin durante una fiesta VIP de presentación previa.

Pocos días después la pieza fue consumida por el artista David Datuna con un video que rápidamente se viralizó en redes sociales.

Burger King y el trolling de la basel banana

La marca ha demostrado un apetito enorme por hacer uso de los eventos diarios para ganar atención. Esta última acción de la mano de la agencia Buzzman demuestra su capacidad de generar creatividad de temas diarios.

La agencia de comunicación en Europa cuenta con acciones muy interesantes para marcas de la talla de Ikea. En 2016 lanzó una emotiva campaña para celebrar la llegada de un hijo a la vida de un hombre. La filial francesa de este fabricante nórdico de muebles ha acudió a Buzzman para crear el spot en el que, con gran tino, se muestra que para los padres, la llegada de la independencia de los hijos siempre es un trago amargo, pero al mismo tiempo un logro que les llena de orgullo.

No ha pasado mucho desde que Burger King brilló en redes sociales por aprovechar a la perfección un “punto débil” en la estrategia de Shake Shack cuando abrió su primer restaurante en México. En ese momento el furor por la marca llevó a cientos de mexicanos a hacer filas enormes para poder comer en el lugar. En Argentina por ejemplo, se pidió a los consumidores que llevaran un paquete de papas de McDonald’s vacío para que se los llenen con papas de Burger King completamente gratis.