CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Hábitos de la Salud 2021: Aliados Health

Soluciones digitales, los aliados de la industria health para responder al mercado. Ahora estamos frente a un consumidor/paciente mucho más preocupado por su bienestar, en donde la demanda y adopción de modelos de prevención se ha convertido en la constante.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Los Hábitos de la Salud se han modificado en el ultimo año de esta manera, las soluciones digitales se han mantenido al centro de la conversación, como un canal que además de prometer facilidades en términos de proximidad e inmediatez, se traduce en un respiro para le bolsillo del consumidor. Es cierto que este movimiento no es nuevo. En realidad la digitalización del sector salud ya era un asunto visto desde hace algunos; sin embargo, el Covid-19 no hizo más que agilizar este proceso con un nivel especialmente elevado de complejidad, en donde la comunicación ética, soluciones transparentes y modelos de atención certeros a distancia están en el escrutinio del paciente con especial prioridad.

Hoy más que nunca los jugadores del sector necesitarán trabajar de la mano con sus agencias especializadas así como con lo jugadores de gobierno en miras de cerrar las brechas que podrían afectar el desarrollo de este nuevo modelo de atención medica así como para atender las exigencias de un paciente/consumidor especialmente empoderado, informado y con el control de su salud desde la palma de su mano.

Para nadie es un secreto que los temas de salud se han convertido en una prioridad. Ese fue uno de los efectos inmediatos de la pandemia.

Y es que si bien el bienestar desde siempre se ha ubicado como una de las grandes preocupaciones del consumidor, la emergencia sanitaria cambió la manera en la que este aspecto es visto.

De acuerdo con una investigación firmada por Cardif México, luego de la emergencia sanitaria fue visible un aumento de los temas de salud dentro de las preocupaciones de los mexicanos.

Cuando esto se lee en porcentajes, tenemos que la atención ha enfermedades graves representa el 88 por ciento, seguido por la preocupación a morir (87 por ciento) y el nivel de hospitalizaciones (86 por ciento).

Es importante mencionar que todos estos aspectos aumentaron entre 9 y 10 puntos porcentuales en comparación con lo registrado el año pasado.

En palabras de Rocío Fernández, VP Business Strategy and Planning de FCB México, “hoy, podríamos decir que la pandemia vino a retar individualmente el cuidado de la salud, desde el aspecto más cotidiano como la higiene, el contacto con otros, nuestra relación con el mundo fuera y dentro de casa. Hoy el consumidor esta mucho más atento y consciente de su salud y adoptando las medidas universales de higiene y prevención. Es posible que un porcentaje de la población tomándolo quizá, un poco más serio y, adoptando hábitos más saludables a nivel más holístico. Desde el descanso, su alimentación, y su salud física, buscando un cuidado más balanceado y holístico”.

Hábitos de la Salud: Un cambio de perspectiva

Aunque es cierto que desde siempre la salud ha sido una de las grandes preocupaciones de los consumidores, en este momento la manera en la que se percibe este aspecto ha cambiado y quizás el mayor movimiento al respecto se ha materializado en una mentalidad mucho más enfocada a la prevención.

Este cambio sin duda tendrá que modificar la manera en la que el paciente/consumidor se aproxima a las soluciones médica, asunto que de manera natural supondrá un cambio en la estrategia para los jugadores del sector, en donde digital se ha convertido en la clave.

Para Fernando Lledó, director general de Bupa México, “la tecnología y la digitalización de distintos servicios están jugando un papel importante, pues la atención médica y psicológica a través de videoconsultas han sido la opción favorita de muchas personas para iniciar y/o dar seguimiento a padecimientos que no requerían de una atención en persona al menos en un primer contacto”.

Para entender lo que está sucediendo tenemos, tal y como indican desde Fundación Slim, el 46 por ciento de los usuarios de internet en México, ahora mismo acceden a sitios digitales enfocados en temas de salud, cifra que se traduce en cerca de 30 millones de personas que están en búsqueda de soluciones medica e información útil para garantizar el bienestar propio y de su familia.

Estro ha modificado la manera en la que se relacionan médicos y pacientes. De acuerdo con el Primer Estudio de Hábitos Digitales de la Comunidad médica en México de la Asociación de Internet MX (AIMX), el 44 por ciento de los pacientes realiza una investigación previa al padecimiento que cree tener antes denegar a una consulta, mientras que el 34 por ciento investigó sobre los medicamentos.

Con esto en mente, ocho de cada 10 doctores ha tenido que cambiar la dinámica de sus consultas porque el paciente llega con mucha información.

“Es pieza clave escuchar a los consumidores y ofrecerles servicios con características que realmente necesiten. Hay que invertir en tecnología para ofrecer mejores alternativas para su salud” Fernando Lledó, director general de Bupa México.

Es cierto quedadas las condiciones dejadas por el Covid-19, digital fue una salida para el consumidor en su camino por cuidar de su salud y aunque podría pensarse que los temas de proximidad e inmediatez a distancia pudieron los principales motivos, en realidad no son los únicos.

En este sentido, la Dra. Marilú Acosta, vocera de Clínica en el Hogar, indicó que afirmó que, ante este nuevo escenario, el paciente/consumidor “se empoderó, se hizo más consciente de su cuerpo, signos y síntomas, así como del uso de los instrumentos de medición de signos y síntomas. El cuidado no es un ámbito exclusivo de la industria de la salud (personal de salud), sino de la tecnología y el paciente”.

Una cuestión de economía

Desde la óptica del consumidor, los hábitos de la salud  han cambiado, las soluciones digitales han demostrado ser una llave para acceder a opciones médicas relativamente más económicas, asunto que no es menor si consideramos que la mayoría de los hogares mexicanos absorben el grueso de los gastos relacionados con cuidar su salud.

A decir de Rocío Fernández, “se sabe que México es uno de los países que menos invierte en salud pública, lo cual hace que el reto de cumplir con las demandas de los mexicanos sea enorme. Una densidad poblacional como la de México requeriría un sistema de salud más preparado y organizado. El sistema es deficiente y la pandemia definitivamente lo hizo notar mucho más. Los retos, oportunidades y demandas que enfrenta parecen difíciles de superar en un futuro cercano.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), 43 pesos de cada 100 pesos que se destinan a tratamientos de salud provienen del gasto de los hogares mexicanos, lo que supone el doble del promedio de la OCDE.

Esto sucede cuando en México el 52 por ciento de la población es atendida por instituciones de seguridad social pública, como el IMSS e ISSSTE y el 48 por ciento restante lo hace con recursos propios en centros de atención privados.

De esta manera, como indica Bruno Valera, CEO y Fundador de Medikit, “el empoderamiento de los pacientes y un involucramiento directo en la toma de decisiones sobre su salud será un cambio innegable a mediano y largo plazo, la pandemia permitió a muchos darse cuenta que el enfermarse resulta un gasto de bolsillo bastante relevante; el buscar opciones accesibles para los tratamientos de salud, la adquisición de coberturas médicas adicionales a la seguridad social y el uso de tecnologías de diagnóstico electrónicas será la nueva norma”.

Hábitos de la Salud, una brecha a cerrar

No cabe duda que este fenómeno resultará en el crecimiento de un negocio millonario. De acuerdo con el reporte anual de StartUp Health Insights, el 2020 fue el año de mayor fondeo en la historia para la tecnología en salud debido a que las inversiones en salud digital casi se triplicaron, al pasar de 1100 millones de dólares en 2019 a 3100 millones en 2020.

Las posibilidades son múltiples y van más allá de simplemente habilitar un canal de atención médica en digital o tener una app enfocada al mencionado tema. Tal como lo indica Héctor Salinas, CEO de Sistemas Integrales, “la data y lectura de información es un punto de partida que tiene que ser atendido y así garantizar que la comunicación e información sea efectiva, tener claridad en que la multicanalidad es un must hoy en día pero la generación de creatividad y experiencia ayudará a reforzar el cumplimiento de la demande de las necesidades e inclusive rebasarlas a favor de la salud”.

Aunque tanto por comodidad, facilidad, inmediatez y economía las soluciones digitales serán parte del día a día del consumidor/paciente en el futuro inmediato, existe un asunto que no puede ser obviado por los jugadores del sector: el acceso a la conexión.

Y es que si bien es cierto que cada vez son más los mexicanos conectados a la red, también es una realidad que las brechas de conexión son evidentes e importantes.

Las cifras son claras. A decir de los estimados entregados en la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) de 2019, solo el 56.4 por ciento de los hogares mexicanos (20.1 millones) tienen acceso a internet, y solo el 44.3 por ciento cuentan con una computadora. Esto sucede aún y cuando, las consultas a distancia ya representan el 16 por ciento de la práctica privada en México, según la Asociación de Internet MX.

Este es quizás uno de los mayores retos a superar para la necesaria salud digital. Los jugadores del sector estarán obligados a trabajar de la mano con las autoridades de gobierno para cerrar la brecha que sin duda será un freno importante en las nuevas relaciones entre pacientes y médicos.

No cabe duda que para los hábitos de la salud la digitalización será el gran terreno que médicos y paciente deberán pisar en el mediano plazo; sin embargo, es crucial entender que existen diversos retos que superar para lograr que esta nueva relación sea un realidad un ganar-ganar para las partes involucradas.

Trabajar en asuntos como la brecha digital es uno de los pasos más importantes; sin embargo, no podemos perder de vital otros tantos como la ética y la regulación de estas prácticas médicas digitales.

Los desafíos a cubrir son muchos; sin embargo, vale la pena si consideramos la inmensidad de oportunidades que la tecnología ha traído al quehacer medico el cual en apenas 18 meses se demostró a sí mismo que está listo para una evolución radical.

Hábitos de la Salud

Otros artículos exclusivos para suscriptores