Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Gráfica del día: Los países que más “toman prestado” el WiFi de su vecino

Un total de seis horas y 54 minutos es el tiempo medio global que destinan los usuarios en su navegación en Internet, ya sea a través de un ordenador o sus dispositivos móviles.

Wifi prestado

Para acceder a internet, en diversos países, los usuarios muchas veces deciden tomar “prestado” el Wifi de sus vecinos y acceder a todo el contenido de la web.

Internet es, sin duda, una de nuestras principales herramientas de trabajo y de interacción. Hoy en día, por medio de la web, se puede hacer, prácticamente, todo: trabajar, ver televisión, pedir comida, escuchar música, platicar con amigos, entre muchas otras cosas.

Una vez que llega la pandemia, surgió la necesidad de contar con un mejor servicio de internet, puesto que, como sabemos, las escuelas, los trabajos y todas nuestras interacciones sociales tuvieron que trasladarse a la vida digital.

Ahora, de acuerdo con el estudio Digital 2021, de DataReportal, los usuarios de internet pasamos alrededor de seis horas y 54 minutos conectados a nuestras redes sociales. Ya sea a través de una computadora, un smartphone o cualquier otro dispositivo, la realidad es que, según lo informado por dicho estudio, pasamos más tiempo online.

Ya sea a través de un ordenador, su smartphone o cualquier otro dispositivo, la realidad es que, cada vez más, los usuarios destinan más tiempo a navegar en línea.

Por mencionar un ejemplo, los colombianos tienen una media de navegación bastante elevada (10 horas y 7 minutos), mientras que en México, los internautas, a su vez, pasan algo más de un tercio del día en Internet (9 horas y 1 minuto).

Países donde las personas toman “prestado” el Wifi

De acuerdo con la información que aparece en la gráfica depositada arriba, Holanda es el país donde una mayor cantidad de personas toman “prestado” el Wifi de sus vecinos, esto según datos de la Encuesta Global de Consumidores de Statista.

Y es que, más que un lujo, internet, hoy en día, es una necesidad, una herramienta de trabajo más que esencial para las personas y sus actividades cotidianas.

Por otro lado, recordemos que la llegada de la pandemia fue vital para que, en plena emergencia sanitaria, las personas se adentraran mucho más en sus plataformas, debido a que la vida cotidiana tuvo que utilizar la red para sobrevivir.

Austria, Alemania, España y Francia, entre otros más, también figuran en la lista de los países donde los usuarios se conectan a internet a partir de la red de otras personas.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados

Pagos mediante sistemas digitales y “cashless” (sin efectivo)

Actualmente, la mayoría de los consumidores mexicanos realizan sus transacciones utilizando como medio de pago dinero en efectivo -monedas y billetes- emitido por algún banco central, como el Banco de México. Todos los negocios que reciben efectivo lo revisan varias veces, quizás hasta 10, antes de depositarlo en el banco, donde de nuevo lo cuentan. Procesos como éstos parecen arcaicos, por decir lo menos. En contraposición, las transacciones digitales son mucho más eficientes y dinámicas.

Karina Ortiz

Storyliving: De espectador a protagonista de las historias

Ya lo dice la conocida frase de Maya Angelou, “las personas olvidan lo que les dijiste y lo que hiciste, pero nunca olvidarán cómo las hiciste sentir”. Este pasaje del dicho al hecho pone a las marcas de frente con el concepto de storyliving que se centra en la importancia de hacer vivir las historias más que contarlas.