Google en crisis: el gobierno del Reino Unido, marcas y agencias retiran su publicidad

Foto: Bigstock

Varios anunciantes del Reino Unido han decido quitar su pauta publicitaria de Google y su plataforma YouTube. La causa puso en evidencia una falta de control de la compañía a la hora de colocar los anuncios, los cuales aparecen en contenido extremista u ofensivo. Se trata de un problema de publicidad programática.


El jueves el medio inglés The Guardian anunció que retiró toda su publicidad de Google y YouTube luego de que sus anuncios fueron colocados junto a material extremista. El CEO de la compañía escribió a Google diciendo que se trata de “algo inaceptable.”

Los videos en los que aparecieron los anuncios incluyeron piezas con discursos de nacionalistas blancos estadounidenses del Ku Klux Klan y de un predicador del odio anti-musulmanes.

The Guardian señala que los problemas de este tipo se han incrementado con el uso de la plataforma programática AdX, DoublieClick Ad Exchange Service.

El retiro de The Guardian fue sólo el principio. El gobierno del Reino Unido anunció que también retirará su publicidad de YouTube porque sus mensajes también aparecen en videos que fomentan el odio racial y religioso.

Al asunto se sumaron Channel 4, la BBC y el grupo publicitario Havas UK.

De acuerdo con un reporte de Ad Age, Havas Group decidió retirar toda su inversión publicitaria en Google y YouTube en el Reino Unido por las mismas razones señaladas por los medios de comunicación. Entre sus cuentas están O2, Royal Mail, Domino’s, Hyundai Kia, entre otros.

El problema no es menor para Google, quien ya respondió a través de su blog oficial. Ronan Harris, managing director de Google UK, señala, entre otras cosas, lo siguiente:

Creemos fuertemente en la libertad de expresión en la web – aún y cuando no estamos de acuerdo con los puntos de vista expresados.

Al mismo tiempo, reconocemos la necesidad de tener políticas más estrictas que definan donde deben aparecer los anuncios de Google.

Agregó que la mayoría de las veces las políticas para evitar que los anuncios salgan en el contenido extremista han funcionado y que con 400 horas de video subidas a YouTube cada minutos no siempre lo hacen bien.

Google asegura que escuchó a los anunciantes y que proveerá formas más simples y robustas para evitar que sus anuncios aparezcan en contenido controversial.