Fundación de Salvador Dalí acusa plagio en la máscara de La Casa de papel, de Netflix

  • La Casa de Papel se convirtió en la mejor oferta de habla hispana para Netflix a nivel global durante 2018.

  • En la serie se muestra la efigie del artista Salvador Dalí, muerto un día como hoy en 1989.

  • La fundación Gala-Salvador Dalí, que ha anunciado que tomará acciones legales para exigir un uso adecuado de los derechos del desaparecido artista.

Una de las apuestas más exitosas de Netflix durante los últimos meses es la serie de origen español La Casa de Papel, producción que ahora se encuentra en el centro de la polémica por causa de uno de los atuendos más característicos que se recuerdan de la emisión: máscaras que emulan la efigie del célebre pintor Salvador Dalí.

A grandes rasgos, la trama aborda un asalto premeditado a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de España. Los integrantes del elenco que participan en el robo se uniforman con overoles rojos y máscaras plásticas que recuerdan al artista del surrealismo.

El problema radica en que la imagen de Salvador Dalí está protegida de plagios  y existe una instancia encargada de velar por los intereses de esta imagen que, dicho sea de paso, sigue siendo uno de los iconos del arte y la cultura de habla española en el mundo.

Esta instancia es la Fundación Gala-Salvador Dalí, que ha anunciado que tomará acciones legales para exigir un uso adecuado de los derechos del desaparecido artista, quien por cierto, murió un día como hoy, pero de 1989, hace 30 años.

Para muchos no extraña la reacción de la fundación toda vez que suele recordarse el profundo interés que Dalí y su esposa, Gala Éluard Dalí, tenían por capitalizar su obra y su figura.

Y es que el gran éxito que la serie ha tenido también ha generado que los elementos visuales que en ella aparecen se hayan convertido en un éxito comercial. Si no se cree, basta recordar que el atuendo del overol y la máscara del artista nacido en Figueras, España, se convirtió en uno de los disfraces favoritos durante las pasadas fiestas de Halloween, en octubre u noviembre pasados.

Hablamos, pues de un jugoso negocio de que no quiere quedar fuera la descendencia de Dalí.

 

loading...