Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Fortnite y la economía del futuro, representa el comercio del mañana

Fortnite tiene más de 200 millones de usuarios a nivel global, esto se debe a la inversión de 330 millones de dólares que Tencent realizó durante 2012

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
día de la mujer fortnite

Finalmente, meses atrás, el videojuego Fornite llegó a territorio chino y con él un acto de globalización al estilo siglo XXI; ya que cuando el fenómeno global desembarcó en uno de los espacios más importantes del planeta, detalla Bloomberg, la estrella de YouTube Alastair Aiken, realizó el sueño de su comunidad (15 millones) y se conectó a un desolado rincón del universo Fortnite en China.

“Todo esto es un experimento loco”, declaró el británico mediante un video transmitido desde su casa; y es que uno de los gamers profesionales mejor pagados del mundo se disponía a luchar contra nuevos rivales en una tierra lejana, sentenció el medio.

Incluso, Fortnite, más allá de ser un fenómeno pop, generó un lucrativo intercambio de consejos y trucos. Una estrategia frecuentemente discutida en videos y salas de chat, la cual llegó al arbitraje digital, ya que los jugadores de Estaos Unidos y Europa se conectaban a servidores en Brasil o Asia para acumular victorias y reputación.

A pesar de que China y Estados Unidos se encuentran en una guerra comercial, Fortnite como tal es un producto de cooperación entre ambas naciones puesto que Epic Games, el estudio detrás del título, es 40 por ciento propiedad de la china Tencent, una de las redes sociales más grandes del mundo.

De ahí que Fortnite sea gratuito y tenga más de 200 millones de usuarios a nivel global se debe en gran parte a la inversión de 330 millones de dólares que Tencent realizó durante 2012.

Economía digital.

De acuerdo con Bloomberg, los detalles sobre la globalización, costos y beneficios, recurrentemente están centrados en bienes físicos, pero la realidad es que la integración de las economías es cada vez más digital.

El profesor de derecho y experto en comercio digital de la Universidad de Georgetown, Anupam Chander, en declaraciones para el medio, sostiene “la economía digital está en todas partes y gran parte de ella es internacional sin que siquiera lo sepamos.

No se entiende plenamente la escala puesto que gran parte del comercio digital no está registrado en las estadísticas oficiales, destaca Susan Lund del McKinsey Global Institute; en declaraciones otorgadas para el medio.

Y es que, aunque Fortnite es un juego gratuito, su desarrollador ingresó miles de millones de dólares durante el año pasado gracias a las compras que permiten personalizar los avatares; de tal forma que si un jugador alemán adquiere un artículo digital en Estados Unidos, en la práctica está importando un producto.

Otro ejemplo de lo anterior es el que retoma el economista en jefe de Google, Hal Varian, quien indica que si el valor de los sistemas operativos de Apple o Android en teléfonos producidos en Asia se contabilizara como una exportación norteamericana, el déficit comercial anual del vecino país del norte pasaría de 500 mil millones de dólares a 120 mil millones.

De tal modo que los gobiernos han emprendido una lucha para actualizarse a la era digital, ya sea con reglas para salvaguardar registros médicos electrónicos en la nube o para determinar si las exportaciones de software de inteligencia artificial deben restringirse por seguridad nacional. Los resultados pueden ser contraproducentes y contraintuitivos.

Muralla china digital.

China ejerce múltiples controles sobre los sitios de contenidos a los que sus ciudadanos puedan acceder en línea. Tencent y Epic Games han presentado complicaciones para obtener la aprobación para un lanzamiento completo de Fortnite derivado de las preocupaciones del gobierno sobre la adicción al internet.

Y es que los gobiernos deberían construir reductores de la velocidad para frenar el ritmo del cambio; esta es la percepción de quienes piensan que esto daría a las industrias así como trabajadores más tiempo para adaptarse y evitar la disrupción masiva que la automatización y globalización provocan en diversos sectores.

Otros artículos exclusivos para suscriptores