Facebook y Twitter en problemas por críticas a manifestantes de Hong Kong

datos-data-facebook
Imagen: Bigstock

Los anuncios en Facebook no son un asunto menor. Hace poco informamos que Estados Unidos acusó a la red social por discriminación en anuncios de viviendas, pues “Facebook está discriminando gente basándose en quiénes son y dónde viven”, indicó el secretario del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EU, Ben Carson.

Ante esto, Facebook dijo que están sorprendidos con la decisión de la instancia porque han trabajando en conjunto, peor que implementaron medidas para evitar la publicidad que atente contra la inclusión. Sin embargo, ahora nuevamente está en problemas por anuncios en su plataforma, al igual que Twitter.

Facebook es la red social más popular en el mundo, con más de 2.13 mil millones de usuarios.

El fin de semana salieron a manifestarse en pro de la democracia en Hong Kong y en busca de aminorar la credibilidad de sus acciones, las autoridades chinas habrían utilizado cerca de cuentas de Twitter y Facebook de medios estatales para conseguirlo.

El papel de la publicidad en redes sociales

Ambas plataformas dieron reporte de esto, luego de que usuarios detectaran las críticas y cuestionaran por qué las plataformas permitían anuncios de estos medios contra los manifestantes.

De hecho, Maciej Ceglowski, desarrollador del sitio Pinboard, solicitó a Twitter que dejara de vender anuncios a la agencia estatal de noticias Xinhua.

Las dos redes están prohibidas en China, pero eso no fue suficiente para detener a quienes estaban detrás de 986 cuentas de Twitter “coordinadas en el marco de una operación respaldada por el Estado, para socavar la legitimidad y las posiciones políticas” de los manifestantes.

Identificamos amplios conjuntos de cuentas que se comportaban de manera coordinada con el fin de amplificar los mensajes sobre las manifestaciones en Hong Kong

Twitter informó a Facebook que también ellos podrían estar presentando el mismo problema y en efecto, la red social de Mark Zuckerberg detectó siete páginas y tres grupos vinculados a individuos asociados al gobierno de Pekín.

Ambas plataformas bloquearán toda cuenta que intente aplicar lo mismo, ser controlada por el Estado, pues no pueden arriesgar su credibilidad al respecto. Ser empático con los usuarios es lo mejor que puede hacer una compañía.

De hecho, evitar a toda costa temas políticos sería un mejor camino, pero también un riesgo de no dar voz a ninguna de las partes, por ello las plataformas se concentrarán ahora en alejar los medios controlados por el Gobierno.