Durante los últimos meses Facebook se ha visto envuelto en una serie de polémicas relacionadas con el contenido que se publica en su sitio. La presunta influencia de noticias falsas difundidas a través de la red social en el resultado de las elecciones en Estados Unidos tuvieron impactos en la credibilidad y confianza de la red social, hecho que hasta ahora la plataforma paga con creces.

Un estudio presentado por The Verge y Reticle Research, revela que Facebook atraviesa una crisis de confianza: Google, Amazon, Microsoft o Apple, logran superar a Facebook en términos de confianza; la red social sólo logra posicionarse por delante de Twitter.

En consecuencia, desde hace varios meses, Facebook ha implementado una serie de esfuerzos para modificar esta realidad con lo que ahora la empresa de Mark Zuckerberg anunció que comenzó a realizar una “comprobación de hechos” para fotografías y videos con el fin de reducir los engaños y noticias falsas que circulan en su plataforma.

Facebook

Normalmente, Facebook revisa la autenticidad de aquellas historias que los usuarios marcan y se vuelven virales. Pero ahora, en países como Italia y México, en anticipación a las elecciones, ha permitido que los inspectores de datos marquen de manera proactiva estos contenidos con el fin de identificar con mayor rapidez y certeza historias falsas. “Para reducir la latencia antes de las elecciones, queríamos asegurarnos de darle esa habilidad a los inspectores de datos”, dice Tessa Lyons, gerente de productos de noticias de Facebook.

De acuerdo con información de Reuters, el control de los hechos comenzó el miércoles en Francia con la asistencia de la organización de noticias AFP y pronto se expandirá a más países y socios.

Por el momento, no se han especificado los criterios para evaluar una imagen o video así como los limites para editar o modificar una fotografía antes de que se considere falsa.

El esfuerzo es importante; sin embargo, si puntos como los anteriores no dejan en claro la iniciativa, tendrá un impacto nulo para proteger los intereses tanto de las audiencias y medios como de la propia red social.