Luego de la polémica de Cambridge Analytica, la confianza en Facebook y la manera en la que maneja la información de sus suscriptores así como los contenidos que se comparten dentro de su plataforma se vio afectada.

Un reciente sondeo en línea de Reuters e Ipsos encontró que el 41 por ciento de los estadounidenses confía en Facebook para obedecer las leyes que protegen su información personal, cifra que queda por debajo del 66 por ciento que dijo confiar en Amazon, el 62 por ciento que confía en Google y el 60 por ciento que cree en Microsoft.

Estamos hallazgos, son consistentes con lo revelado por un estudio presentado por The Verge y Reticle Research, revela que Facebook atraviesa una crisis de confianza: Google, Amazon, Microsoft o Apple, logran superar a Facebook en términos de confianza; la red social sólo logra posicionarse por delante de Twitter.

Con estos números de antesala, no resulta extraño que la red social ha enfocado gran parte de sus esfuerzos a mejorar su imagen frente a sus suscriptores y anunciantes, con lo que la implementación de herramientas de verificación ha sido la constante.

DE acuerdo con cifras de la propia red social, Facebook  cuenta con más de 2.15 mil millones de usuarios en la actualidad. 

A principios de abril pasado, Facebook anunció que los anunciantes deberá certificar ante la plataforma que los usuarios han otorgado su consentimiento para que datos como su e-mail o sus números telefónicos sean utilizados para dirigir publicidad.

De acuerdo con TechCrunch se trata de una nueva herramienta que formará parte del programa Audiencias Personalizadas (Custom Audiences) que permite a los anunciantes que permite que las empresas suban correos electrónicos y números telefónicos de sus clientes existentes a la red social para dirigirse a personas particulares.

Ahora, este proceso de verificación llegará al terreno de los usuarios. La red social de Mark Zuckerberg ha comenzado a calificar la fiabilidad y confiabilidad de sus usuarios para saber que nivel de confianza así como el valor que tienen sus publicaciones. La intención de este sistema es frenar la proliferación de noticias falsas.

¿Cómo funciona esta puntuación?

Hasta ahora es la comunidad la que mediante las herramientas de reporte entrega a la red social pistas sobre aquello que puede ser falso o que no merece la confianza de los suscriptores.

Si un número importante de personas ha marcado una noticia, un equipo de verificación de Facebook se pondría a comprobar si las denuncias están en lo cierto.

Esta información será la base para la clasificación de confiabilidad, la cual tomará como referencia el historial de reportes de noticias que se ha hecho sobre y por un usuario así como “otros indicadores” para determinar que denuncias son fiables, cuáles no y, por tanto, que usuarios merecen buenos niveles de confianza.

Por ejemplo, si una noticia se ha reportado como falsa cuando no lo era y los verificadores así lo han comprobado, la puntuación de quien ha hecho la denuncia baja. Si se comprueba la falsedad denunciada, sube.

Forbes indica que hay 50 millones de páginas comerciales en Facebook.

Mediante este sistema se espera evitar denuncias que se generen or equivocaciones, desacuerdo con los hechos o animadversión hacia cierto tema o medio.

Aunque en teoría podría quedar claro, lo cierto es que existen muchas brechas sobre el funcionamiento de esta herramienta que ponen en duda la viabilidad del mismo y los impactos -tanto negativos como positivos- que puede tener en la competencia limpia por la audiencia dentro de la red social.

Encontrar el equilibrio entre recobrar la confianza de las audiencias y continuar entregando garantías al consumidor es fundamental para Facebook, si consideramos que de esto depende gran parte de la inversión publicitaria, fuente de ingresos que durante 2017 representó el 98 por ciento de sus ingresos fueron producto de la publicidad.