¿Existe la lealtad de marca en la era de la economía colaborativa?

Sumario: Uno de cada cinco millennials está familiarizado con alternativas de consumo relacionadas con la economía colaborativa, mismos que consideran que las principales ventajas son el ahorro considerable de dinero y tiempo en la tarea de satisfacer sus necesidades.

Una de las características que hoy define al consumidor actual es el privilegio que otorga a satisfacer sus necesidades de la forma más práctica posible antes que adquirir un bien duradero, fenómeno que figura como punta de lanza en la consolidación de la economía colaborativa como un modelo que cambia las reglas del mercado.

A decir de Gabriela Vázquez, cualitativo director de TNS México, las nuevas generaciones encuentran un mundo de posibilidades gracias a las nuevas tecnologías y su integración con los procesos de compra-venta, con lo que los nuevos consumidores “prefiere Uber a comprar un coche, Spotify a bajar una canción de iTunes, incluso emergen en Mexico negocios de leasing de iPads y iPhones que son bien aceptados por esta generación que prefiere disfrutar el momento a generar compromisos económicos a mediano plazo. Los jóvenes prefieren disfrutar ahora que trabajar para un patrimonio”.

crecimiento_economia-01

Los números sobre el desarrollo de esta tendencia hablan por sí mismos. De acuerdo con estimaciones del MIT las transacciones que se efectuadas sobre el paraguas de este tipo de economía mueven en la actualidad cerca de 26 mil millones de dólares en todo el mundo, con lo que se estima que durante el último año las operaciones al respecto registraron un crecimiento del 25 por ciento.

Para Diego Guzmán, director de Tripda México, “estamos en el breakthrough de la economía colaborativa. Se espera que en 2025 esta economía representen 335 mil millones de dólares a nivel global, igualando al sector tradicional de renta en los sectores de renta de equipo, B&B -Hoteles Bed & Breakfast- y hostales, renta de autos, libros y DVDs. Estos sectores cederán parte de su mercado a cinco nuevos sectores de ’sharing economy’ (financiamiento persona a persona, online staffing, hospedaje persona a persona, automóvil compartido y streaming de música y video)”.

Aunque el panorama anterior habla sobre un futuro prometedor para las empresas que se desarrollan dentro de este mercado, también es cierto que la tendencia de compartir antes de poseer podría poner en entredicho la lealtad de los consumidores a marcas que, históricamente, han sido punta de lanza en diversas categorías, lo que supondría retos interesantes para conquistar a consumidores con hábitos, misiones y drives de compra.

[g1_quote author_description_format=”%link%” align=”none” size=”m” style=”simple” template=”03″]

Uno de cada cinco millennials está familiarizado con alternativas de consumo relacionadas con la economía colaborativa, mismos que consideran que las principales ventajas son el ahorro considerable de dinero y tiempo en la tarea de satisfacer sus necesidades (GfK).

[/g1_quote]

No obstante, la empatía que este tipo de economía puede generar entre los consumidores al apelar a los principios de pertenencia, autonomía e inmediatez supone grandes oportunidades para acrecentar la lealtad del consumidor, toda vez que dichos modelos de negocio sean adaptados de forma correcta en los planes de desarrollo de las organizaciones para optimizar el tiempo y las respuestas oportunas al público meta.

Al respecto, vale la beba recordar lo encontrado pro una reciente investigación realizada por Avaya, misma que indica que 6 de cada 10 consumidores otorgan su preferencia a aquellas organizaciones que privilegian experiencias de compra sencillas que que ofrecen soluciones rápidas ante cualquier demanda.

Así, como concluye Sandra Kleinburg, directora general de Porter Novelli, los hábitos de consumo hoy tienen como eje “la cultura de compartir –no poseer- como se ejemplifica en Airbnb o Uber”, con lo que “las marcas que tienen éxito proporcionan interacciones flexibles que se ajustan a los deseos y expectativas, además de las posibilidades que la tecnología ofrece”.