google
imagen: bigstock
  • Google se ha convertido en la marca líder a nivel mundial por el valor con que cuenta y que le ha permitido dominar el segmento tecnológico.

  • Una mala gestión de talento ha sido un problema para las grandes empresas tecnológicas, debido a la falta de equidad que tienen al interior de sus empresas.

  • La demanda de una mujer que estando embarazada fue víctima de una mala gestión de talento en Google nos habla de los grandes pendientes que vive la empresa.

Una mala gestión de talento es un mal muy recurrente dentro de Google, obligándose a incluso tener una vicepresidenta para la diversidad, para atacar la brecha salarial de la que se ha señalado en diversas ocasiones a la compañía.

En días pasados un memorándum se viralizó porque en el una empleada de Google denunciaba la pésima inclusión de la que fue objeto al estar embarazada, por parte de su gerente quien incluso le advirtió que era difícil que encontrara la posición que desempeñaba dentro de la compañía, al regreso de su maternidad.

La suma de estos incidentes se convirtieron en claros actos de discriminación contra los que actuará legalmente Chelsey Glasson, la víctima en cuestión y responsable de la carta viral, en donde señaló que el estrés provocado por la situación laboral complicó su embarazo.

Como parte de la demanda que Glasson ha emprendido contra Google, la mujer creó una campaña para recolectar 300 mil dólares como parte de sus gastos estimados que la defensa contra la tecnológica costará.

La falta de diversidad tecnológica

La falta de diversidad en el mercado tecnológico se ha hecho evidente no solo en Google, sino en diversas compañías como Microsoft, Apple, Uber, Facebook y Twitter.

Dentro de esta industria de feroces marcas tecnológicas, también es importante recordar que al menos firmas como Netflix y Amazon cuentan con una participación laboral de mujeres, que es mayor al 40 por ciento.

Esto es importante porque sienta una pauta muy interesante de cómo cambia la gestión de talento entre las compañías que apuestan por la diversidad y aquellas que están replicando prácticas que poco tienen que ver con la promesa de innovación con que salen al mercado.

Google ha sido un caso interesante del contraste entre una mala gestión de talento y la promesa de innovación y estar a la última en productos tecnológicos y servicios digitales, esto se fundamenta en las diversas críticas que ha recibido la compañía de una brecha salarial entre hombres y mujeres, que incluso han obligado a la marca a contar con una vicepresidenta de diversidad.

Aunado a ello es importante destacar, cómo la demanda de una mujer que acusa a Google por la mala gestión de talento de la que fue víctima, cuando se encontraba embarazada. Esta mala gestión de talento ha sido un problema constante entre las grandes empresas tecnológicas, pues denota la falta de equidad con que cuentan y que impacta en su imagen.

La falta de equidad tecnológica

Una proyección hecha por Statista denuncia cómo el mercado tecnológico es uno donde el dominio del talento masculino es muy evidente, de hecho, es una constante entre las grandes compañías de este gigante mercado.

Dentro del estudio se revela cómo Google y Microsoft son las compañías con menor representación de las mujeres en el total de la fuerza laboral con que cuentan estas marcas incluyendo las posiciones gerenciales y tecnológicas.

Tan solo Netflix es la compañía que apenas alcanza a equilibrar esta composición de hombres y mujeres, siendo estas últimas las que componen el 47 por ciento de la fuerza laboral.