La investigación de mercados como uno de los elementos más importantes para las marcas en su tarea por conectar con el consumidor.

Hablamos de una industria que actualmente representa ingresos por más de 45 mil millones de dólares anuales, de acuerdo con datos de ESOMAR. En México, por ejemplo para este año se estima que la inversión en
agencias de investigación este año ascenderá a 6 mil 993 millones de pesos, según cifras del Departamento de Investigación de Merca2.0.

ADAPTARSE PARA SER RELEVANTE
Pero, así como ha crecido, la investigación y análisis de mercados también ha evolucionado, mucho debido a las propias necesidades de las marcas, de los cambios en el consumidor y a la creciente presencia de nuevas herramientas.

Lo cierto es que en la actualidad se atraviesa por una coyuntura de transformación debido a que las herramientas digitales y la tecnología han exponenciado la cantidad de información disponible para aprovechar en marketing y que las marcas tomen mejores decisiones.

Esto las ha motivado a transformarse para entender esta dinámica y poder trabajar en ambos escenarios
fundamentales para su labor: el tecnológico y el humano.

De esta forma conservan su relevancia como un socio estratégico para las marcas. Al respecto, Guido Lara, CEO de Lexia Insights & Solutions explica que se debe a que “hoy producir información no es suficiente, la clave es tener la capacidad para entender el reto estratégico de los clientes, el contexto en el que se mueven y la información profunda -los insights – que servirán para aprovechar ventajas competitivas”.

En ese contexto, hoy la consultoría que ofrecen los especialistas en el ramo, tiene la virtud de transformar la información para ofrecer a las firmas y organismo información de valor, pertinente y actual que sea clave para la toma decisiones y acciones de valor estratégico.

TECNOLOGÍA QUE APORTE VALOR

Esa debe ser la tónica con la que la industria cambie al ritmo que lo hacen las marcas y el consumidor mismo. Es cierto que hoy la tecnología y el mundo digital son fuente de grandes recursos que pueden servir para entender mejor a los público, pero no debe ser el único camino.

“No es estar innovando en términos de levantamiento de información”, apunta Pablo Levy, director de investigación de Upax, al tiempo que expone el reto es “desarrollar herramientas que permitan conseguir información de manera rápida y sencilla para las personas y, de alguna manera incluso divertida que después se refleje en data importante que le podamos entregar a los clientes.”

Es decir, no sólo es cuestión de usar la tecnología y las plataformas digitales como las redes sociales -Facebook, Twitter e Instagram- para recopilar datos. El arte y la ciencia está en el cómo se procesan y presentan en insights relevantes.

Es como lo apunta Eduardo de León, director general de De la Riva Group, quien expone que vivimos “una de las mayores transformaciones de la industria”, definida por “la llegada de la tecnología, aplicaciones,
softwares (analytics , big data )”, pero subraya que no debemos perder el foco de lo importante: el cliente.

Las personas “están pasando del “do it for me” al “do it yourself”, es decir, muchas de las funciones que antes hacíamos las agencias las esta haciendo directamente el cliente. Nuestro reto está en cómo innovar y reinventarnos”, agrega.

La realidad apunta que la investigación de mercados ‘tradicional’ ha sido superada, hoy los especialistas de esta industria están obligados a ser cada vez más híbridos, encontrar el equilibrio entre adoptar nuevas herramientas, metodologías, y formas de poder dar consultorías a nuestros clientes.