El mundo no volverá a ser el mismo. La pandemia, sus medidas y necesidades trajo consigo nuevas exigencias para todos los jugadores sociales, mismas que no podrían ser ignoradas por los estudiantes de carreras relacionados con negocios, en donde la mercadotecnia tiene un rol especial.

Todos estos cambios tienen un eje prioritario y común: la economía. Se espera que el impacto en esta arista sea histórico y nunca antes visto.

El impacto económico

En días recientes, Kristalina Georgieva, directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), ha declarado que es indudable que la economía internacional se encuentra en una recesión.

En esta misma línea, un estudio de Bloomberg Economics volvió a hacer un cálculo de cuánto podría costarle esta crisis sanitaria a la economía global. La nueva estimación cree que, en el mejor de los casos, se podrían perder alrededor de seis billones de dólares en todo el mundo por culpa de esta pandemia. Esto sería igual a una contracción de cuatro por ciento frente a la cifra para 2019. No sería sino hasta la segunda mitad del 2020 que empezaría a darse una recuperación.

Para México las proyecciones no son distintas y en esta línea las empresas, negocio y, en general, la economía, demandará de profesionales con capacidades distintas a las antes exigidas.

En este sentido, como menciona Cecilia Isabel Calderón, Profesora Investigadora de Posgrados en Dirección y Mercadotecnia de la UPAEP, “la educación superior de todas las disciplinas que tienen que ver con los negocios, están bajo una presión continúa debido a las circunstancias de un entorno velozmente cambiante y a la aparición de nuevos actores. El verdadero reto es que las universidades puedan cerrar la brecha entre las necesidades de los empleadores y sus contenidos en los planes y programas de estudios”.

Así caería la economía en Latinoamérica cuando termine la pandemia

De deficiencias y oportunidades

Si bien quedan claras las nuevas necesidades del mercado y la demanda que está a la vuelta de la esquina, también es importante reconocer que existen muchas áreas de oportunidad en lo que se refiere a la oferta educativa.

A decir de Calderón, entre las principales oportunidades del sector se suman “la obsolescencia en las condiciones tecnológicas, sociales, económicas e incluso de salud pública se ha dado a una velocidad vertiginosa, tomando a muchas instituciones educativas por sorpresa y poco preparadas para hacer frente a estos cambios. Otro desafío en la educación superior del marketing se centra en la gran cantidad de información disponible en medios digitales, que si fuese utilizada de manera adecuada podría dar muy buenos frutos, no obstante, si los estudiantes no reciben una orientación clara sobre la calidad de la información, sus fuentes y cómo usarla para tomar decisiones de negocios, se generaría confusión y más adelante malos desempeños laborales. Finalmente, la formación de profesionales que puedan crecer y desarrollarse en el mercado, pasa por la comprensión e intervención en la dinámica cambiante del entorno, así como integrar en la discusión de todas las asignaturas los temas de humanismo, responsabilidad social y ética, para desarrollar sentimientos de empatía y solidaridad, valores que progresivamente la sociedad demanda de las organizaciones”.

“La formación de profesionales que puedan crecer y desarrollarse en el mercado, pasa por la comprensión e intervención en la dinámica cambiante del entorno”

En manos de los estudiantes

Con esto en mente, cubrir muchos de estos aspectos quedará en manos de los estudiantes quienes una vez terminando sus estudios se enfrentarán a un entorno más retador que el esperado.

EL reto no es menor si consideramos que la economía sufrirá en el futuro inmediato un escenario de desempleo nunca antes visto, mismo que para muchos analistas se recuperará en años siguientes cuando la demanda de personas calificadas será la necesidad.

La generación de nuevas vías de negocio será la demanda, misma que tendrá que ir ligada a la evolución tecnológica y aunque esto es sabido, lo cierto es que cubrir estos conocimientos podría recaer en manos de los propios estudiantes quienes tendrán que invertir recursos propios para poder emplearse con éxito en el futuro.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299