El entorno laboral cambio para siempre. Las empresas ahora se enfrentarán a una nueva realidad en donde proteger la salud de sus equipos y reactivar sus ingresos serán la prioridad dentro de las estrategias laborales post-coronavirus.

El regreso a la oficina se hará en medio de una nueva normalidad, en la que no sólo se tendrán sobre la mesa aspectos como el rediseño de los lugares de trabajo o la flexibilidad en la operación de los mismos no serán los únicos retos.

Gestionar al personal de manera correcta en un entorno convulso será un aspecto de especial demanda.

Empleo en medio del virus

Y es que, aunque muchas personas conservan su empleo y esperan volver tarde o temprano a sus puestos laborales, la realidad es que como resultado de la pandemia de COVID-19, se estima que 2 mil 700 millones de personas, o más de cuatro de cada cinco trabajadores en la fuerza laboral mundial, se han visto afectados por cierres patronales y medidas de permanencia en el hogar.

Esto además del impacto que tiene en términos económicos para las empresas y el bolsillo de los trabajadores genera un entorno de incertidumbre alrededor del empleo, mismo que lejos de ser ignorado por las empresas que están por reactivar sus actividades, debe centrarse como una prioridad.

En este sentido, las estrategias laborales deberán ajustarse y, de acuerdo con Deloitte se deben enfocar a cinco acciones críticas para que la productividad se privilegie en medio de un regreso a leña oficina enmarcado en un contexto de inestabilidad:

Reflexionar 

Los líderes de las organizaciones y los responsables de recursos humanos deberían de dedicar tiempo para reflexionar sobre lo que funcionó y lo que se perdió en la respuesta a la crisis. Adicional este ejercicio deberá de considerar la información disponible para visualizar lo que se viene a futuro.

Nuevos compromisos

Lejos de las preocupaciones físicas, psicológicas y financieras en el lugar de trabajo y en el hogar, las organizaciones deberán de reforzar su compromiso en con el bienestar y propósito de la empresa.

Las organizaciones deben comunicar directamente a sus fuerzas laborales sobre nuevas prioridades y objetivos comerciales, tomando en cuenta que el desempleo y los resultados deberían de adquirir un nuevo significado en la era post-coronavirus.

Claridad en objetivos

Alineados con la premisa anterior, las estrategias laborales deberían de estipular con claridad la prioridad de su negocio.

Si bien crecer, mantenerse y encontrar nuevas oportunidades será vital para el negocio, la realidad es que de todo el abanico de oportunidades las empresas deberán de determinar cuál es la dirección a tomar de manera puntual y claro.

Reinvención del trabajo, la fuerza laboral y los lugares de trabajo

La pandemia trajo comabios rápidos y repentinos en el mundo laboral. El trabajo a distancia y la Esto incluye proporcionar contexto y justificación de los cambios y una comunicación clara sobre las nuevas políticas de la fuerza laboral. Los líderes deben reevaluar y explicar los planes de compensación y promoción a corto plazo mientras gestionan las expectativas a través del proceso de recuperación y hacia operaciones sostenibles.

Reiniciar las prioridades de recursos humanos

Los líderes de recursos humanos están en una posición única para apoyar a sus fuerzas laborales a través de la recuperación y posicionar a sus organizaciones para una nueva era de resiliencia. Para muchos, esto requiere un giro dentro de los departamentos de recursos humanos en donde el área deberá de centrar su experiencia en compensaciones críticas, gestión del desempeño y realidades de promoción específicas para el período de recuperación. Los líderes de recursos humanos deben asegurarse de tener un conocimiento profundo y un acceso oportuno a la experiencia sobre los complejos requisitos legales laborales y los cambios en las normas tributarias en todo el mundo.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299