Los Minions son, probablemente, de los personajes con mayor engagement en los últimos años dentro de la industria del entretenimiento, en espacial porque conectan con un gran espectro de públicos, tal vez por eso no sorprende la acción de marketing que protagonizan esta semana.

Cada vez son más los países que flexibilizan sus medidas de mitigación y contrición del conronavirus con el objetivo de abrir sus economías y motivar que sus poblaciones se sumen a lo que es llamado ‘nueva normalidad’. Uno de ellos es Francia, donde también regresa una de las actividades más esperadas por las personas: el cine.

Los minions al rescate

Desde que el gobierno francés determinó un relajamiento gradual de dichas las medidas de confinamiento, se han comenzado a abrir distintos sectores y establecimientos con sus respectivas medidas de seguridad, higiene y de distanciamiento social pero, en el caso de las salas cinematográficas los clientes se centraron con un detalles sobresaliente: Minions.

Esto se debe a una acción ejecutada por los cines MK2, de París, ya que colocaron peluches de estos pequeños personajes amarillos en cierto número de butacas de sus salas con la finalidad de ocupar espacios y con ello lograr que los asistentes mantuvieran una separación adecuada para cumplir con la distancia social, uno de los requerimientos para que este tipo de establecimientos puedan recibir nuevamente clientes.

El curioso detalle fue con motivo a la exhibición de Minions, película de 2015 que fue dirigida por Kyle Balda y Pierre Coffinun, y producida por Illumination Entertainment y Universal Pictures; se trata de un spin-off de la franquicia Despicable Me, de la misma casa productora y cinta que los proyectó internacionalmente.

Según información de la compañía, en la jornada de reapertura de cines, especialmente en la matinée, se pudo apreciar una gran afluencia de público (respetando las medidas de distancia social). A decir de Nathanael Karmitz, presidente de la cadena de cines MK2, citado por Reuters, al público francés “Le encanta el cine. (…) Es mucho menos arriesgado pasar dos horas en un cine que viajar en transporte público o tomar un tren”.

La idea no es mala, como mencionamos líneas más arriba, los Minions cuentan con un profundo engagement, su cinta logró superar los mil millones en taquilla (algo poco visto en películas animadas) y su popularidad fue un recuso al que apeló la Organización Mundial de la Salud para promover un mensaje entre el público infantil sobre la importancia de la distancia social.

El cine y el marketing en tiempos de virus

Las declaraciones del ejecutivo toman fuera cuando constatamos que la reapertura de cienes en Francia es todos un suceso, pues evidentemente MK2 no fue la única cadena que hizo marketing para recibir a los cinéfilos.

Ejemplo de ello es lo que cadena solicitó a los asistentes de la primera función en tres meses a que dieran un aplauso a las 12:01 horas para celebrar la reapertura de las salas oscuras, algo que de acuerdo con Louis Merle, director de 5 Caumartin, “¡no hay palabras para describir cómo se siente! Los hemos estado esperando por 99 días”, según declaró a AFP.

Otras acciones que se vieron fueron recibir a los espectadores con acciones propias de funciones VIP, con obsequios de palomitas y otros snacks en kits individuales, aunque todo en cumplimiento a las medidas sanitarias, de acuerdo con el reporte de la agencia de noticias.

Dado el efecto en el público francés, es muy probable que cadenas de otros países implementen acciones de marketing afines para volver a conectar con el público. El objetivo no sólo es establecer ese vínculo emotivo con la gente, sino también proyectarle confianza para que se anime a recuperar esos espacios que fueron suyos pero que tras tres meses de confinamiento es normal que aún no tenga la seguridad de asistir.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299