En el contexto de la cumbre del G20, Donald Trump anunció que podría retirar el veto que en meses pasados impuso a Huawei. Con esta nueva decisión, las empresas estadounidense podrán seguir vendiendo productos del fabricante chino.

El anunció llegó luego de que el presidente de la Unión Americana se reuniera con su homólogo chino, Xi Jinping para establecer acuerdos que dieran fin a la guerra comercial entre ambas naciones y aunque aún no queda claro cómo se solucionará este conflicto comercial, se logró un avance en las negociaciones que dejan fuera a Huawei, el segundo fabricante más importante de teléfonos en el mundo y principal impulsor de las nuevas redes 5G.

Sin veto, pero con pérdidas

En este sentido, durante una conferencia de prensa, Donald Trump aseguró: “Enviamos y vendemos a Huawei una enorme cantidad de productos que acaban en los distintos dispositivos que fabrican, y he dicho que está bien, que seguiremos vendiendo esos productos. Son productos muy complejos, altamente científicos. A veces somos los únicos con la tecnología necesaria para hacerlos, y he aceptado autorizar que sigan vendiéndolos”.

De inmediato, la marca hizo eco de la posibilidad en sus redes sociales , con un tweet publicado en las últimas horas que ahora mismo suma cientos de reacciones.

Huawei ya perdió 40 por ciento

Aunque no queda claro si Huawei saldrá de la lista negra de Estados Unidos, lo que si se puede entender es que la administración de Trump está dispuesta a retirar las restricciones que impiden que las empresas estadounidenses vender y comprar productos a Huawei.

Tal y como reportan desde Bloomberg, el presidente de Estados Unidos se reunirá la semana que viene con sus asesores para estudiar cómo proceder.

Luego de que fueron impuestas estas restricciones, Huawei se quedo sin el sistema operativo Android, los diseños de ARM, las tarjetas micro SD y demás componentes fabricados por empresas como  Intel, Broadcom o Micron y aunque la marca china actuó de manera inmediata con un plan de emergencia que incluía el lanzamiento de un sistema operativo propio, lo cierto es que la prohibición tuvo impactos significativos en su negocio.

El bloqueo representó para Huawei una caída del 40 por ciento en sus ventas fuera de China, con lo que cerca de 60 millones de dispositivos de Huawei así como de su submarca Honor dejaron de venderse este año tras la decisión del gobierno norteamericano.

Con estas cifras y aún con la suspensión del veto, el paso lógico es que tanto Huawei como el resto de los fabricantes chinos busquen limitar la dependencia que aún tienen de la tecnología y el mercado americano.