Estados Unidos da marcha atrás en acuerdos políticos con Cuba

Trump señaló que su gobierno no estará de acuerdo con financiar militares y represión en la isla, por lo que tiene que haber un cambio en la dirección política.

Las promesas políticas de Donald Trump se siguen haciendo presentes, ya que el mandatario anunció este viernes nuevos lineamientos hacia Cuba, que dan marcha atrás a lo avanzado por Barack Obama para mejorar la relación con la isla.

Advertisement

Las ganancias de las inversiones y el turismo en Cuba van directamente a los militares y las consecuencias de las acciones de Obama son más represión y una búsqueda por aplastar el movimiento democrático pacífico en la isla. Es por eso que hoy estoy anunciando nueva política”, dijo.

Agregó que Estados Unidos no levantará las sanciones al régimen cubano “hasta que estén libres todos los prisioneros políticos, se respete la democracia, todos los partidos políticos sean legalizados, y se realicen elecciones libres y supervisadas a nivel internacional”.

Sin embargo, las medidas de Trump son sólo una revocación parcial a las políticas de Obama.

El gobierno tomará la compleja labor de regular los viajes de ciudadanos estadounidenses a Cuba para asegurarse de que no se realicen transacciones con el conglomerado vinculado al ejército que dirige gran parte de la economía cubana.

“Nosotros restringiremos fuertemente los dólares que vayan al ejército cubano, aplicaremos la prohibición sobre el turismo, ejerceremos el embargo y aprobaremos medidas concretas para asegurar que las inversiones vayan directamente al pueblo, y así puedan abrirse inversiones privadas y el pueblo cubano pueda construir un camino democrático”, indicó el mandatario estadounidense.

Al restringir los viajes a Cuba, la nueva política también conlleva el riesgo de restringir una importante fuente de ingresos para el sector privado de la isla, al que la medida pretende apoyar.

Entre las principales medidas de la nueva política estadounidense, que será mantenida hasta que Cuba libere a la totalidad de presos políticos y se implemente una mayor apertura política y económica, figuran:

  • Se bloquean transacciones con Cuba, especialmente la mayoría relacionadas con viajes entre estadunidenses y el Grupo de Administración Empresarial (GAESA), descrito como un conglomerado de negocios bajo control de los militares cubanos.
  • Se alienta a empresas y a ciudadanos estadunidenses a desarrollar lazos económicos con el sector privado de los pequeños negocios en Cuba.
  • Se refuerzan las restricciones de viaje para asegurar la prohibición estatutaria de turismo de Estados Unidos a Cuba.
  • Los viajes con propósitos no académicos serán limitados a organizaciones y grupos.
  • Se cancelan los viajes individuales autopromovidos por ciudadanos estadunidenses autorizados por la administración Obama
  • Se reafirma el embargo estatutario de Estados Unidos hacia Cuba y se mantiene el rechazo de Estados Unidos en foros internacionales como la Organización de las Naciones Unidas para que sea levantado.
  • Se compromete a agencias federales de Estados Unidos a emitir informes periódicos sobre eventuales progresos en Cuba hacia mayores libertades políticas y económicas
  • Se establece que cualquier relajamiento en la nueva política hacia Cuba dependerá de que el gobierno cubano mejore la vida del pueblo cubano, incluido la promoción del Estado de derecho, el respeto a los derechos humanos y acciones concretas de apertura política y económica.
  • Instruye a los Departamentos del Tesoro y de Comercio a empezar el proceso para emitir nuevas regulaciones hacia Cuba en un plazo de 30 días.
  • La nueva política entrará en vigor hasta que los dos Departamentos hayan terminado las nuevas regulaciones, un proceso que de acuerdo con la Casa Blanca podría demorar varios meses.