La comunicación de las marcas con las audiencias, a través de elementos que las ayude a identificarse con ellos, ha dado paso a diversas estrategias de marketing, en algunos casos acertada y en otros con errores.

Pensemos en lo que ha ocurrido con Stylenanda, una marca surcoreana que tuvo la ocurrencia de modelar sus barnices para uñas en una mano oscura, que aparentemente fue pintada, para evitar contratar a una modelo de color.

La acción le valió deversas críticas a la marca, pues su acción no solo careció de creatividad, sino de identificación ante un mercado que investiga marcas y las critica en redes sociales de manera masiva.

Aquí es donde entra el papel activo de los mercadólogos, en lograr identificar los momentos negativo de su marca, para lograr con ello activar protocolos de relaciones públicas con los que diseñan acciones que repercuten en el control de una eventul crisis.

Prueba de ello ocurrió con Dove, luego de que la marca mostró a un par de modelos y una de ellas pasaba de tener una piel de color

Equivocarse con las audiencias
Muchas marcas se equivocan al momento de comunicarse con las audiencias y se olvidan de que la identificación es fundamental para lograr un lazo con ellos.

Debido a ello resulta interesante analizar el impacto que ha logrado la idea de realizar estrategias basadas en la realidad del consumidor, aunque a pesar de este esfuerzo, las acciones negativas siguen siendo una constante.