Esta marca lanzará el reloj que lucía Steve Jobs

Steve Jobs

La fórmula del éxito no existe, pero Steve Jobs fue uno de esos excéntricos personajes que conocían a la perfección más de uno de los ingredientes para loararlo, para él, el trabajo incesante, la innovación y la ruptura de las reglas estaban entre ellas.

Su legado en Apple, no sólo fue co-fundarla con Steve Wozniak, sino que es considerado el responsable de impulsar a la marca y sus productos en repetidos casos de éxitos en ventas, símbolos de distinción y status.

Hay una imagen que es histórica en la vida de Jobs, la fotografía tomada en 1984 por Norman Seeff en la que se ve al emprendedor posando en su casa de Woodside cargando una de las primeras computadoras Macintosh. De ella destaca un elemento: el sencillo reloj que usaba.

Imagen: Norman Seef/gizmodo.com
Imagen: Norman Seef/gizmodo.com

Ahora, Seiko, el fabricante de ese accesorio casi imperceptible y nada lujoso, acaba de lanzar una reedición limitada del reloj.

Se trata de una colaboración de la marca japonesa con la firma Nano Universe para fabricar una versión especial del Seiko Nano 6431-6030 (sólo mil 982 unidades) que será del mismo color negro con carátula blanca de 33 mm que lucía Jobs en aquella histórica imagen.

Imagen: seiko-watch.co.jp
Imagen: seiko-watch.co.jp

Esta acción es interesante desde el punto de vista de marketing para posicionar la marca, pues Seiko es una firma de relojería japonesa, fundada en 1881 por Kintaro Hattori que en la actualidad tiene presencia en varios países, pero la referencia ‘pública’ que se tiene de ella es que forma parte de patrocinios deportivos, como en diversos eventos organizados por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF).

Sin duda, esta edición especial la proyectará a niveles distintos tanto en medios de comunicación, digital y, podrá alcanzar a potenciales consumidores distintos a su target habitual.

Recordemos que el año pasado fueron subastados algunos objetos personales de Steve Jobs, entre ellos, el reloj original que lucía en esa fotografía icónica fabricado por la marca japonesa. El comprador anónimo pagó 42 mil 500 dólares por ellos.