Esta es la historia detrás del emoji con riyab que ha encantado al mundo digital

Rayouf Alhumedhi señala que al momento de buscar un emoji que la representara, no hubo ninguno, por lo que busco hacer de eso una iniciativa.

Rayouf Alhumedhi, una estudiante de 15 años originaria de Arabia Saudita y con residencia actual en Berlín, Alemania, es la responsable del emoji con velo (o riyab), ahora está disponible para los dispositivos iOS, y dice que todo surgió de un concepto básico: ella quería una figura que la representara.

“Estábamos creando un grupo de chat con mis amigas y decidimos que el grupo se llamaría ‘Emojis de nosotras’, y por supuesto yo no tenía ningún emoji que me representara. Eso me hizo pensar y me puso a cuestionar ¿por qué no hay uno como yo?”, indicó la joven en una entrevista con la cadena CNN.

Alhumedhi inició una con la propuesta y dijo “no tener nada qué perder”.

“No tenía una idea definida cuando pensé en el emoji, simplemente quería que estuviera disponible en diferentes tonalidades de piel. Porque no es sólo la mujer de piel color bronce, millones de mujeres de distintas razas lo usan”, agregó.

De esa manera, la adolescente saudí se contacto con Aphee Messer, una reconocida diseñadora gráfica estadounidense, quien decidió retomar la iniciativa de un emoji con riyab, mismo que fue seleccionado para los nuevos diseños integrados para el chat de la plataforma de Apple.

“Todos los usamos: mi padre los usa, mi mamá, sea cual sea tu edad. Los teléfonos y la digitalización, realmente atraviesan nuestra vida en todos los aspectos”, dice Rayouf, quien además ve con realismo la situación y pese a que dice que “no cambiará al mundo” con el emoji, si cree que esa idea traerá más tolerancia con las personas de su misma creencia.      

“Eso establecerá que somos personas normales en nuestra rutina diaria al igual que tú. Lo hice porque quería estar representada, así de simple, sólo quería un emoji como yo”, concluye Rayouf Alhumedhi.

Shigetaka Kurita inventó los Emoji en 1998 cuando trabajaba para DoCoMo, una empresa de comunicaciones móviles japoneses. Su objetivo era desarrollar una forma para que los usuarios de teléfonos móviles enviaran imágenes de ida y vuelta sin utilizar tantos datos.

El invento ha facilitado la comunicación entre las nuevas generaciones y hace regla del dicho popular “una imagen dice más que mil palabras”. Sin embargo, entre la amplia gama de opciones para elegir existe uno que es más popular entre todos y ha sido objeto de estudio académico.

Según cifras de Statista, la población mundial es superior a los 7 mil 400 millones y de ese número cerca del 51 por ciento utilizan dispositivos móviles y el 46 por ciento son usuarios de internet.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299