Aunque en gran parte del mundo se busca reabrir las economías e impulsar los negocios, ciertamente el incorporarse a la llamada ‘nueva realidad’ coincide con los límites en la liquidez de varias compañías, más si han sufrido un impacto económico como el de Delta.

Se trata de una de las principales compañías aéreas del mundo pero, al igual que todo el sector, ha resentido de manera muy intensa la crisis derivada del coronavirus y eso pone en jaque el mantener a flote el negocio.

Reducción de salarios

El viernes se difundió que Delta contempla la posibilidad de reducir el salario mínimo garantizado para sus pilotos con el objetivo de evitar que este tipo de empleados puedan solicitar una licencia por hasta un año.

De acuerdo con un reporte de CNBC, medio que dio a conocer la noticia, la difícil medida se da en un contexto en el que se prevé el riesgo de que se anuncien recortes de empleos y de la expectativa de que a medida que se vaya recuperando la economía y la incorporación de más personas a la ‘nueva normalidad’, esto derive en “una recuperación rápida en los viajes aéreos”.

Según la información disponible se habla de que más de 60 mil empleados de distintas aerolíneas a quienes se les han puesto al tanto de la difícil situación económica del sector, algo que podría afectar a los empleos; entre ellos, más de 2 mil 500 de los más de 14 mil pilotos de Delta.

Entre las medidas que ha propuesto la aerolínea con base en Atlanta, se encuentran la de ofrecer a varios de sus empleados jubilaciones anticipadas, además de que le ha planteado al sindicato de pilotos, un acuerdo para reducir su salario mínimo garantizado en un 15 por ciento.

Sin embargo, el reporte señala que, por su parte, el sindicato quiere que la aerolínea primero ofrezca permisos de ausencia parcialmente pagados.

Un aerolínea en problemas

Si bien Delta es considerada la mayor compañía aérea en volumen de ventas a nivel mundial, estimados en 45 mil 100 millones de dólares, de acuerdo con datos de Forbes, ciertamente no es inmune a la crisis que se vive.

No ha parado de enfrentar problemas; para empezar, la compañía redujo su actividad en casi 95 por ciento en la primera mitad del año derivado de la pandemia de coronavirus, algo que contribuyó a que sus resultados financieros quedaran muy alejados de las ganancias reportadas en 2019.

En concreto, esta semana dijo que tuvo pérdidas netas de 6 mil 251 millones de dólares entre enero y junio de 2020, contrastando dramáticamente frente a las ganancias de 2 mil 173 mdd que registró en el mismo periodo de 2019.

Aunado a estos resultados, está la deuda que asumió de Aeroméxico y LATAM que ascendió a casi 3 mil millones de dólares en los últimos tres años.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299