Las historias que se cuentan en redes sociales logran convertirse en poderosas acciones de promoción y las marcas, campañas o personalidades detrás de este alcance, son importantes factores a tomar en cuenta, en el análisis de cómo construir una estrategia de storytelling.

Dentro de estas historias encontramos la publicación viral de Mark Hamill, quien a través de su cuenta de Twitter dijo ser fan de Aiden Vázquez, un joven víctima de bullying que fue golpeado en la cara, lo que provocó que su ceja se abriera.

Al ser cuestionado por su mamá sobre por qué no respondió al ataque, el citó a Star Wars y aseguró que esa no era la forma en que un Jedi lo haría.

La foto de Aiden fue publicada por su madre, ya que no fue la primera vez en que ha sido agredido, de hecho es el segundo incidente en que recibe una sutura, pues anteriormente había sido lanzado contra la pared, lo que hirió su mejilla.

Historias con potencia social

“Un mensaje especial a Aiden Vázquez por su coraje y sabiduría frente a la adversidad. Estoy tan orgulloso de ti, por demostrar que puedes ser un Jedi en la vida real. ¡Felicidades Aiden! ¡La Fuerza estará contigo, siempre! Tu admirador, MH”, cita el texto publicado por el actor que interpretó a Luke Skywalker, el Jedi más popular de la franquicia de Star Wars y su publicación logró viralizar una declaración que nos explica el poder que tienen las historias para promover valores.

Desde esta pauta, resulta interesante descubrir el rol que juegan las redes sociales y lo importante que es para las personalidades de la industria, promover acciones que logran dar la relevancia a movimientos, tal como ha ocurrido con #MeToo, una campaña que ha revolucionado la balanza de género en la industria de medios, gracias a que las personalidades con gran peso dentro de ella, han logrado exhibir una pauta innegable por el mercado.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.