x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Entrevista exclusiva con Moís Cherem, CEO de BEDU: Profesionales y domino de habilidades tecnológicas en México

Aunque fundamentales para el éxito profesional y empresarial del país, las habilidades tecnológicas de México aún dejan mucho que desear

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • Para las empresas, a más de la mitad de los profesionales en México simplemente les hacen falta habilidades tecnológicas

  • Un 48 por ciento además creen que, aún si se tienen estas aptitudes, por lo general no vienen acompañadas de experiencia

  • Irónicamente, dos terceras partes esperan que haya un cambio en las competencias del talento en el país en el largo plazo

Ya mucho se ha escrito sobre la baja preparación digital que tiene México en el entorno global, específicamente en el segmento profesional. En datos de Everis, citados por El Universal, en 2020 casi seis de cada 10 marcas decían que les costaba mucho trabajo hallar talento con la habilidad necesaria que requieren las marcas. Según Moís Cherem, CEO de BEDU, eso es solo uno de tantos síntomas de la deuda histórica nacional en habilidades tecnológicas y digitales:

Sí venimos con un rezago, fundamentalmente porque los profesionales que sí han logran ganar habilidades tecnológicas han sido autodidactas. Hay una desconexión importante entre lo que las universidades ofrecen y lo que la industria necesita. Se habla mucho que las instituciones educativas están tratando de acercarse más a las necesidades de la población y del mercado. Pero la verdad es que, al día de hoy, la brecha es enorme y se va agudizando con el tiempo.

Las habilidades tecnológicas en México durante 2020

Este discurso ha sido válido en el país por un largo tiempo, pero se hizo mucho más urgente en el transcurso de los últimos meses. No hay que olvidar que la pandemia de COVID-19 fue, para muchos expertos e industrias, un acelerador de las tendencias digitales. Desde el trabajo remoto hasta la adopción del ecommerce, las empresas se empezaron a tomar más en serio la evolución tecnológica. Y según Moís Cherem, causó una gran demanda de ciertas habilidades:

Aquellos roles que vienen más fuertes del 2020 están vinculados a los datos. Ahí destacan la Inteligencia Artificial, el Machine Learning, Big Data, Análisis y ciencia de datos, desarrollo de software y administración de estos mismos proyectos. Las habilidades fueron tan demandadas porque el horizonte de tiempo de muchas iniciativas de repente se aceleraron. Pero es crucial recordar que, más de ser una cuestión de tecnología, se trata de un reto humano y de talento.


Notas relacionadas


Nuevos formatos de preparación y capacitación

No hay muestra más clara de que la brecha de habilidades tecnológicas es una cuestión que va más allá de la cuestión tecnológica que el fenómeno reportado por Factor Capital Humano. Hace unos días, se reportaba que había muchos profesionales con aptitudes digitales. Pero no son las mismas experiencias y capacidades que buscan las empresas. En este sentido, el CEO de BEDU reafirma que se están tomando las decisiones equivocadas para abordar estos retos:

Solo las iniciativas de capacitación internas le pueden dar a la empresa estas habilidades en el plazo más corto. Fortalecer al talento que se tiene es más barato que salir al mercado y buscar profesionales e un entorno donde hay más demanda que oferta. Pero tampoco basta con solo un curso en línea. Hay que contratar expertos de la industria para que los colaboradores, más que trabajar en algo teórico, desarrollen proyectos de la empresa y así ganen un nivel técnico.

Desafíos en la creación de nuevas habilidades tecnológicas

Tiene sentido el marco de trabajo que propone el CEO de BEDU. No solo la empresa va a ver la capacitación más como una inversión que como un gasto cuando el curso en sí resuelve un desafío de negocio. El aprendizaje empírico siempre será más valioso al entorno profesional que cualquier sistema teórico. Al mismo tiempo, Moís Cherem acepta que hay retos a resolver que las empresas de México deben solucionar para ganar habilidades a través de ese formato:

En primer lugar, está el error de no darle prioridad. Muchas están en modo de supervivencia y dejan la capacitación de habilidades tecnológicas para los “años buenos”. También se puede hablar de que las marcas no conocen sus carencias. No tienen datos sobre las competencias de su personal. Y por último, está la barrera tiempo. Muchos empleados ya trabajan más de lo normal en casa que en la oficina. Si a eso se suma la capacitación, puede llevar al burnout.

Otros artículos exclusivos para suscriptores