x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Entrevista exclusiva con Álvaro González, director comercial Innova Schools: El futuro post-COVID de la educación privada

Si bien los retos de las instituciones de educación pública y privada son similares en muchos puntos, en un tema hay un mundo de diferencia

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • Muchas escuelas todavía están en la incertidumbre si 2021 seguirá siendo un año de educación a distancia o se podrá volver a las aulas

  • Esto, en gran parte porque aún no se han establecido protocolos de vacunación para el personal del sector educación

  • Al mismo tiempo, las mismas instituciones deben de lidiar con las presiones económicas para prestar un mejor servicio a los estudiantes

Tanto para la educación pública como para su contraparte privada, la mayor parte del 2020 fue un periodo de intensa disrupción. De acuerdo con el Economic Policy Institute, cambiaron por completo desde el rendimiento de los estudiantes hasta el capital de las instituciones y varias políticas de enseñanza. Al parecer de Álvaro González, director comercial Innova Schools, esto fue equivalente a condensar en meses un proceso que se llevaba arrastrando mucho tiempo:

La educación ha cambiado lo que no había hecho durante más de 200 años. Para bien y para mal, fue uno de los segmentos más afectados por la pandemia, precisamente por el poco tiempo que hemos tenido para adaptarnos a este cambio. Pero para las instituciones que sí hemos sabido evolucionar, hemos podido avanzar muchísimo en cómo estamos haciendo las cosas. Replantearnos cómo los estudiantes aprenden ahora, y cómo se va a ir transformando.

Qué se queda, qué se va y qué se recupera en educación

Si bien la digitalización de los esquemas de aprendizaje ha sido aplaudida por muchos, se han dado varias críticas al modelo. De acuerdo con ECRA Group, varias investigaciones llegaron a la conclusión que los más jóvenes podrían perder untos clave de la experiencia de educación con los formatos remotos. Por ejemplo, la convivencia con otros individuos de su edad. Álvaro González está de acuerdo que no todos los sistemas adoptados en la crisis son para siempre:

Creo que la presencialidad es algo que no va a desaparecer, que es indispensable, dado el peso que tiene la colaboración activa en el aprendizaje. Pero la pandemia ha abierto la puerta a nuevas formas de trabajo mucho más integradas con la tecnología. Hay instituciones en el sector de educación que ya tenían esta relación con las plataformas innovadoras. Pero ahora más organizaciones van a poder saltar en el uso de estas herramientas de democratización.


Notas relacionadas

Tendencias para los próximos años: Cómo se espera que se concrete la educación del futuro

Academia: Nueva opción de educación

Educación tradicional vs digital: Algunas lecciones que nos ha dejado la enseñanza online


Los retos del new normal

Otro tema que compartirán las instituciones de educación privada y pública es adaptarse a la nueva normalidad post-pandemia. Muchos agentes creen que la tendencia será, en la mayoría de los casos, enfocarse a los formatos a distancia. Pero lo cierto es que, al menos de niveles entre primaria y preparatoria, las aulas físicas seguirán siendo cruciales. Y en estos casos, el director comercial de Innova Schools apunta que las instituciones deben lidiar con varios retos:

En primer lugar, se cuenta el rezago educativo. Muchos estudiantes han desertado porque no se han podido adaptarse a la dinámica remota, a veces por temas económicos. También está el regreso a las aulas. Aún estamos en espera de la definición de las autoridades, pero ya estamos esperando un formato híbrido, donde algunos estén en clase y otros desde las casas. Y el desafío es poderles dar la misma educación, con una calidad similar, a ambos grupos.

Educación privada y contexto económico

Pero un problema que afecta específicamente a las instituciones de paga es la situación en la que están muchas familias. Lo cierto es que muchas familias están en una posición mucho más difícil, económicamente hablando, que hace un año. Y las escuelas que quieran seguir cumpliendo la promesa de una educación de calidad, en el contexto que pinta Innova Schools, tienen que invertir en nuevos formatos. Así pues, Álvaro González solamente ve una salida:

La pregunta más grande es: ¿cómo apoyar a las familias y que tu proyecto de educación siga siendo sostenible? Realmente, nos toca aportar desde nuestra trinchera. Nosotros tenemos la gran fortuna de contar con un apoyo de nuestros inversionistas, lo que nos permite navegar la situación. Pero no importa la situación, tenemos que ser justos y empáticos con los padres y especialmente con los estudiantes. Hay que encontrar formas de ayudarlos como podamos.

Otros artículos exclusivos para suscriptores