x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Entrevista exclusiva con Alejandro Esperanza, Maggie Ferber e Ignacio Cattivelli, fundadores de Vopero: Popularizando la moda de segunda mano

Dentro del mercado de compraventa de ropa de segunda mano hay varias ventajas medioambientales y económicas claras, así como algunos retos

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • De acuerdo con Statista, el mercado global de la ropa y moda de segunda mano valía solo 11 mil millones de dólares para 2012

  • Sin embargo, se espera que esta valuación se dispare hasta los 38 mil 970 millones para finales de 2021, y a más de 64 mil millones en 2024

  • Aunque históricamente las donaciones y compras de bajo precio han dominado el mercado, las reventas están impulsando su expansión

El tema de la moda sustentable se ha ido popularizando en varias partes del mundo. De hecho hay muchas formas en la que esta tendencia se ha ido expresando a lo largo de los años. En datos de Linchpin, está el upcyclyng, el reciclaje de prendas, la popularidad de los sistemas de renta, entre otros. Pero según Maggie Ferber, CMO/CPO de Vopero, en América Latina una de las más expresiones más populares para este concepto ha sido la ropa de segunda mano:

Nosotros vimos que hay tiendas, personas que surgen en Instagram y otros canales informales para vender ropa de segunda mano a pequeña escala. También han ido triunfando las second-hand stores en medio la pandemia. Pero nosotros vimos una oportunidad, un espacio para que un jugador pudiera tomar estas tendencias y crear un lugar donde se puedan integrar a estos vendedores. La idea general entonces es que la prenda más sustentable, es la que ya existe.

Una solución all-in-one para ropa de segunda mano

Esta reflexión es acertada. Sí se ha visto un crecimiento notable, pero desorganizado, en el mercado de la ropa de segunda mano. Agentes como The Conversation confirman que en Estados Unidos (EEUU) se está viendo más demanda de estas prendas. Hasta hay individuos que buscan prendas, las mejoran y las venden a un precio más alto, por el valor añadido. Así, Alejandro Esperanza, CEO de Vopera, apunta que la idea es el crear un ecosistema all-in-one:

Tenemos que tratar de entender los dolores de cabeza que tienen tanto los compradores como vendedores de ropa de segunda mano. Por ejemplo, falta la comodidad para mover productos sin tener que moverse de la casa, agregando un sistema logístico. También está el tema de la transparencia y trazabilidad, para dar certeza al proceso de envío, limpieza y pago. Incluso se puede hablar de seguridad, y así evitar el intercambiar datos personales para una transacción.

Uso de tecnología para evaluar la confianza

Lo cierto es que, independientemente de los beneficios de la ropa de segunda mano para el medio ambiente, hay todavía un palpable prejuicio hacia estos artículos en la población. Se ha incluso calificado de desesperado las iniciativas de algunas grandes marcas para sumarse a esta tendencia. Ignacio Cattivelli, CTO de Vopero, apunta que la tecnología puede ser un factor clave para ayudar a seguir aumentando la confianza del público hacia este tipo de artículos:

Es justo la tecnología lo que nos permite crear un modelo que conquiste el mercado y la gente se anime a romper los prejuicios de la ropa de segunda mano. En primer lugar, se requiere de una interfaz para vendedores y compradores que les ayude a entender exactamente qué pasa con sus prendas. Segundo, se necesita una personalización en la recomendación de artículos para fidelizar clientes. Y tercero, Inspeccionar y corroborar la viablidad de todos los productos.

Retos pendientes en ropa de segunda mano

Es evidente, en la experiencia de Vopero, que hay un mercado que se puede aprovechar y que está lentamente creciendo y expandiéndose. Pero eso no significa que no haya desafíos aún pendientes en la conquista del mercado. Alejandro Esperanza e Ignaccio Cattivelli creen que la barrera es la fidelización de usuarios, algo que abordarán con algoritmos y la promoción boca a boca. Pero Maggie Ferber reafirma que el gran reto es la connotación negativa del sector:

¿Cómo hacemos para bajar las barreras, derribar el prejuicio de las personas? Esto lo hemos ido atacando con el branding, el posicionamiento de la marca. Tenemos un servicio in-house que certifica la calidad de las prendas y asegura que los consumidores nuevos vuelvan a la app para comprar más ropa de segunda mano. Y más importante aún, tenemos que crear mensajes fuertes, con contenido, que se reflejen directamente en la experiencia ecommerce.

Otros artículos exclusivos para suscriptores