En los proyectos creativos lo más difícil es arrancar. 5 consejos

content marketng
Vía: Bigstock

Los proyectos creativos profesionales suelen tener varias etapas y casi siempre inician con el surgimiento y desarrollo de una idea inteligente que debe ser procesada y afinada para ejecutarse.

Seguramente hablamos de una de las etapas más críticas de todo proyecto, sencillamente porque hay que arrancar y establecer cada uno de los elementos que le conformarán, por lo que pude caerse en un estadio de incertidumbre.

Para superar esta etapa compleja de manera exitosa puedes desarrollar las siguientes acciones. son seis pasos  que deben formar parte de  todo proceso creativo.

1. Desarrolla una lluvia de ideas. Lo puedes hacer de una manera grupal o individual, necesitarás crear una ambiente adecuado para ello en el cual existan espacios para la tranquilidad y la concentración, pero también oportunidad de exponerte a contenidos que te den ideas de valor.

2. Elección la idea perfecta. En tu lluvia de ideas puedes enlistar  cada una de las propuestas que surjan y una vez que has agotado tus posibilidades tendrás que elegir a la que se perfile mejor al éxito.

3. Busca inspiración. Habíamos mencionado la posibilidad de contar con una buena exposición a los contenidos y eso se puede lograr con música, cine teatro, radio, televisión, museos, literatura, internet y toda clase de fuentes valiosas.

4. Plantea un problema real y una solución. La elección de un tema de desarrollo también se relaciona con el planetamiento que haces de él y la solución que representa para problemas concretos.Si no tienes claridad en este punto es probable que tengas dificultades en su elaboración.

5. Elección de la idea final. Una vez que has definido con claridad qué tipo de proyecto vas a desarrollar y la solución concreta que planeta, podrás arrancar con él.

6. Desarrollo y presentación del proyecto final. Si todo el arranque del proyecto fluyó de manera adecuada, las posibilidades de llegar a buen término aumentan. No te olvides, son embargo, de que a los largo del proceso pueden surgir cambios y tendrás que ser los suficientemente hábil para detectarlos y adecuadamente flexible para ejecutarlos.