x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Por qué el emprendimiento podría estar en peligro

Hasta noviembre de 2016, el valor de mercado de las 179 empresas de este tipo registradas en el mundo alcanzó 646 mil millones de dólares. Las compañías estadounidenses pertenecientes a dicho ramo representaron el 56 por ciento del total con un valor combinado de 353 mil millones de dólares.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
emprender

Uno de los efectos más importantes que trajo la irrupción de las nuevas tecnologías fue la evolución radical de los modelos de negocio convencionales. Con rapidez, el mercado adoptó una nueva forma de satisfacer sus necesidades más básicas, en donde la compra tradicionales es cada vez con menor frecuencia la única vía para conseguirlo.

El protagonismo en el sector empresarial que ostentan las compañías que basan su oferta en la lógica sharing eocnomy es el ejemplo más tangible al respecto. Estimaciones de PwC revelan que la economía colaborativa -modelo bajo el cual trabajan más de 7 mil 500 plataformas en todo el mundo– tendrá un impacto global de más de 335 mil millones de dólares en 2025.

La digitalización del mundo y el poder que esta tendencia otorgó a las personas para no sólo decidir qué y en dónde consumidor, sino cómo hacerlo dio paso al nacimiento de, lo que muchos catalogan una ‘empresas de nueva generación’.

Según cifras de eMarketer el número de usuarios que utilizan servicios Peer-to-peer como Uber y Airbnb llegará a los 20 millones para el 2020.

Estamos ante paradigmas revolucionados en los que existen una ola de marcas que, sin tener realidades de productos tangibles y propias, mantienen la preferencia del mercado, incluso por encima de empresas que históricamente habían liderado algunos segmentos.

Empresas como Uber, Airbnb, Facebook o Snapchat, por ejemplo, tienen algo en común más allá de ser líderes en sus categorías: ninguna es dueña de los productos que comercializa, el consumidor es quien hace realidad la visión de producto sobre la cual estas empresas han construido sus negocios. En otras palabras, son compañías que han transformado una debilidad en un ventaja competitiva de gran valor al permitir al propio usuario tener el control sobre la mejor forma de satisfacer sus necesidades, incluyéndolo de manera activa en la cadena de valor.

Nuevos competidores, para categorías añejas

Engendradas desde, por y para la tecnología, estas organizaciones que hoy parecen dictar las reglas en el mundo de los negocios son tema frecuente en las agenda de diversos medios a nivel mundial; los acontecimientos que trascienden alrededor de las mismas se ubican como la aparente brújula que puede dictaminar las dinámicas que marcarán las reglas en las relaciones entre marcas y consumidores en el futuro próximo e inmediato. Hasta el momento, se prevé que en Google News se pueden encontrar más de 16 millones de resultados para Uber y poco más de 7 millones para Snapchat. Las cifras hablan por sí solas al apuntar que el total de noticias relacionadas para Walmart es inferior a 3.5 millones, mientras que General Motor apenas alcanza los 2.6 millones.

El interés y atención que estas empresas despiertan es comprensible hasta cierto punto. Con un crecimiento sustentado en financiación -en la mayoría de los casos-, estas compañías da una nueva cara a las reglas de competencia empresarial. Airbnb, empresa de alquiler colaborativo, se ubica dentro de los primeros lugares de los grupos empresariales no cotizados con mayor valoración.

La firma que opera en más de 190 países, hasta mediados de 2015, alcanzaba un valor de mercado calculado en 25 mil 200 millones de dólares, cifra superior a lo que la cadena de hoteles Marriot registra (20 mil 600 millones) y que se acerca de manera peligrosa -y rápida- a la cadena Hilton (27 mil 400 millones de dólares). En la actualidad, Airbnb está valuada en 30 mil millones de dólares, gracias a lo cual es considerada como la cuarta startup más valiosa en el mundo.

startups-01

El tema no es menor si consideramos que en España, por ejemplo, la firma tiene una valoración superior a la capitalización bursátil de 29 de las 35 que conforman el Ibex, quedando sólo por debajo de grandes compañías como Inditex, Santader, Telefónica, BBVA, Iberdrola y Caixabank.

Caso similar sucede con Netflix empresa con una plantilla laboral calculada en 2 mil 500 empleados para el cierre de 2015, se ha convertido en rival serio para Televisa que con todo y su fuerza laboral cercaba a las 43 mil colaboradores se ve obligada a reestructurar su oferta para competir con una de las plataformas de entretenimiento más favorecidas por las audiencias.

La apertura y democratización de la competencia en sectores que parecían hasta hace poco ser territorio de unos cuantos es sin duda una de las grandes aportaciones de la nueva generación empresarial. No obstante, cuando se mide su relevancia en términos de aportación a la economía, estas unidades empresariales pasan desapercibidas.

¿Aportes reales para la economía?

De acuerdo con datos publicados por Harvad Business Review, hasta noviembre de 2016, el valor de mercado de las 179 empresas de este tipo registradas en el mundo alcanzó 646 mil millones de dólares. Las compañías estadounidenses pertenecientes a dicho ramo representaron el 56 por ciento del total con un valor combinado de 353 mil millones de dólares. Si bien la cantidad no es despreciable, sólo representa el 2 por ciento del valor de mercado de las empresas que componen el S&P 500 (19.9 mil millones de dólares).

Tanto en Estados Unidos como a nivel mundial el emprendimiento sustentado en la capitalización de las bondades de la era digital aparentemente no otorga los beneficios esperados para la economía global de las empresas en las que operan o cotizan.

A esto se suma una disminución tanto en el valor como en el nacimiento de las start-ups que intentan entrar en el campo de batalla bajo los mismos principios que lo hicieron las ahora consideras grandes Uber o Airbnb. ¿El causante? La maduración del entorno digital y sobre todo el entorno móvil entendido desde la óptica empresarial.

Un 50 por cientode los adultos estadounidenses han comprado artículos usados o de segunda mano, en sites como Etsy, Pinterest o incluso Ebay.

Las diferentes plataformas móviles, materializadas en sistemas operativos como el iOS o Android y la apertura de sus API’s para desarrolladores, permitieron en primera el surgimiento y crecimiento exponencial de empresas cuyo principal valor fue entregar las soluciones al consumidor a través de un click desde la plata de su mano a través de la explotación del potencial de las apps móviles. El emprendimiento se alineó con el ecosistema mobile en un hecho sin precedentes. Sin embargo, a más de una década del nacimiento de la movilidad inteligente, las mayores oportunidades parecen haber sido capitalizadas.

Durante la segunda mitad de 2015, se estima que bajo este modelo se unieron al mercado 38 start-ups, mientras que durante la primera mitad de 2016, sólo fueron puestos en marcha 19 proyectos referentes.  La historia se repite. Por lógica cíclica el fenómeno supone una concentración de la oferta en poca manos. El emprendimiento se ve supeditado a empresas que crecen en madurez y que, aún cuando nacieron con un ADN digital, pierden participación, valor y negocio frente a otras de reciente creación. La batalla entre Snapchat y el ‘casi extinto’ Twitter son ejemplo claro.

startups-02

La historia tiende a repetirse

El asunto crece en complejidad cuando se consideran las adquisiciones realizadas por las organizaciones de nueva generación más longevas. Por ejemplo, hasta el momento, Facebook -como empresa- es dueña de cuatro de las diez aplicaciones más utilizadas en el mundo, de acuerdo con el índice Annie, en el cual WhatsApp se ubica en el primer puesto, seguida de Facebook Massenger, la aplicación de la red social e Instagram. De igual manera, analistas de Wall Street prevén que Amazon podría comprar a Macy’s ante el cuestionable desempeño del minorista y las intenciones del e-retailer por abrir tiendas físicas para consolidar su participación en el sector retail.

BUNG KAN THAILAND - APRIL 04 2016: smart phone display whatsapp app on notebook in the office
WhatsApp cuenta con el mayor número de usuarios en todo el mundo, en concreto, más de mil millones.

En este sentido, un análisis reciente entregado por The Economist indica que dos tercios de todos los sectores de la economía en Estados Unidos se concentraron con mayor fuerza entre 1997 y 2012, con lo que la participación promedio de las cuatro principales empresas en cada sector aumentó de 26 por cuento a 32 por ciento. Un informe de 2016 firmado Council of Economic Advisers muestra una tendencia similar. De hecho, se estima que a nivel mundial el volumen de fusiones y adquisiciones superó los 5 mil millones de dólares, récord que supone la integración de las compañías emprendedoras a sistemas que en menor o mayor medida pueden considerarse como burocráticas.

¿La conclusión? El emprendimiento está disminuyendo al tiempo que la concentración incluso de nuevos servicios está quedando una vez más en manos de un número reducido de empresas tanto de nueva como de antaño generación.

Ante la nueva realidad económica y empresarial que los cambios políticos suponen, el fenómeno es un problema serio para cualquier economía. Aunque en un escenario completamente distinto caracterizado por la digitalización, la competencia vuelve a cerrarse a unos cuantos jugadores lo que por definición significa un lastre para el crecimiento económico y el sano desarrollo de las cadenas de valor.

startups-04

No es emprender más, es hacerlo mejor

El desafío, por tanto, no está sólo en el desarrollo de empresas que aspiren a funcionar de la misma manera que lo hacen los ‘nuevos gigantes empresariales’. El verdadero reto se encuentra en asumir que estas las empresas con historia en el mercado e incluso aquellas que están por nacer tendrán que explotar el potencial de emprendimiento que proponen las nuevas tecnologías desde aristas renovadas. La innovación se pone a prueba con estándares de exigencia más altos.

Datos publicados por Nielsen, indican que el 63 por ciento de los consumidores a nivel mundial aprecian y favorecen la aparición de nuevos productos, lo que lleva al 57 por ciento de los mismos a reconocer que en sus compras habituales suelen adquirir un nuevo lanzamiento. Sin embargo, diferenciarse en el mercado es una tarea cada vez más compleja si se considera que el número de propuestas comerciales en diferentes categorías crece de manera exponencial. De acuerdo con datos publicados por Statista, en cuatro mercados europeos dentro de 17 categorías de consumo fueron presentados 12 mil nuevos productos entre 2011 y 2013, mientras que en Estados Unidos la cifra llegó a 20 mil lanzamientos entre 2008 y 2013.

startups-03

Bajo esta línea, no sólo se trata de lanzar una propuesta comercial que emule los beneficios o valores agregados de otra ya existente; el camino a seguir reclama en principio con la adopción de nuevas estructuras de gestión empresarial. Pensemos en el potencial que ofrece la metodología design thinking, modelo de trabajo centra su eficacia en entender a detalle las necesidades -desde diferentes aristas-del consumidor para en consecuencia desarrollar soluciones reales, al tiempo que proporciona oportunidades de negocio rentables alejadas en la mayoría de los casos, de su oferta convencional.

Una investigación de la Universidad de Stanford, apunta que aquellas empresas que adoptan este concepto en el desarrollo de sus estrategias de negocio consiguen incrementar sus ventas en un 29 por ciento y aumentar la rentabilidad del negocio en un 18 por ciento.

La propuesta es clara; no se trata de aquello que la empresa puede ofrecer, sino de lo que el mercado en verdad necesita para ser referente en el mercado a través de una innovación real, eje que de ser adoptado con efectividad propondrá un entorno para el emprendimiento con mayor futuro.

Otros artículos exclusivos para suscriptores