Empaque, etiquetas, tendencias y 5 errores que no se pueden cometer en el packaging

comida rápida
Fast food packaging set. Paper coffee cups in holder, food box, brown paper bag on the table

– Si bien la estética del packaging es importante, es no lo es todo, por lo que deberá ser fácil en su uso.
– El packaging no debe confundir al público acerca de lo que se está vendiendo, debe destacar y hacer la diferencia entre los competidores.
– El packaging debe ser algo ya probado, un diseño que no produzca errores de uso del producto.

Envolver los productos tiene dos objetivos principales: protegerles y proyectarlos visualmente ante la mirada de consumidor. Para lograr estos cometidos, resulta fundamental entender las tendencias predominantes actuales en su diseño.

El portal creativo Barreira menciona cuatro tendencias que en la actualidad sigue el diseño de packaging, las sintetizamos a continuación.

1. La autenticidad visual
Esta tendencia reivindica visualmente un rechazo al diseño de las marcas corporativas ey responde a la necesidades de los consumidores, las cuales cambian hacia la autenticidad o lo real. Se trata de diseños para productos sin complicaciones, hechos a mano, vintage o fabricados con materiales limpios. Las marcas tienden hacia esta autenticidad visual en la búsqueda de conectarse o reconectarse con los consumidores

2. Lujo y minimalismo
Las etapas de recesión económica mundial han transformado a las marcas de lujo, las cuales tienen la necesidad de manifestar su calidad, su patrimonio, su procedencia, y sus valores, y han abandonado un poco la imagen de exceso y de marcas inaccesibles. En el embalaje de este tipo de productos comienza a predominar aspectos sutiles y se refrenda una noción de lo bien elaborado y bien considerado, en resumen, del lujo.

3. La ultrapureza
Las marcas hoy buscan logos más puros y austeros. El envasado tiende hacia formas minimalistas abstractas y figuras geométricas. Se utilizan tipografías sencillas estilo sans-serif, tanto para el logotipo de la marca como para la tipografía de envasado. La ultrapureza es una declaración audaz de marca, por lo general con colores monocromáticos.

4. “Biodiseños”
Los consumidores exigen cada vez productos y envases puros, honestos y amables con el medio ambiente. Hay un aumento de las nuevas innovaciones de sustrato Bio-Tech inspirados en la naturaleza, con el objetivo de reducir el carbono. Los diseñadores de packaging se han sensibilizado al problema de los residuos de los envases y su impacto en nuestro planeta, y cómo afectará a la próxima generación de la humanidad.

Desde luego, no basta con entender las tendencias para lograr el éxito en este producto que es esencial para la proyección mercadológica de una caja, bolsa, envoltura, embalaje etiqueta o envase. También hay detalles que cuidar y errores que evitar, como los cinco que se enumeran a continuación.

1. Diseño de packaging sin relevancia
El mensaje debe ser claro, el packaging no debe confundir al público acerca de lo que se está vendiendo, debe destacar y hacer la diferencia entre los competidores. Las personas tienen expectativas cuando se trata envases. De hecho el embalaje puede resultar un peligro, por ejemplo, el packaging de Fabuloso ha sido criticado por tener el aspecto de bebida.

2. Empaque difícil de usar
Si bien la estética del packaging es importante, es no lo es todo, por lo que deberá ser fácil en su uso. Si es difícil de abrir sólo frustrará al cliente y hará que no lo vuelvan a adquirir.

3. Prototipos no probados
El diseño está acabado sólo cuando su uso no es complicado, por lo que el packaging debe ser algo ya probado, un diseño que no produzca errores de uso del producto. Eso disgusta. De ahí la importancia de probarlo para conocer si funciona y luego enviarlo a producción.

4. No ser apto para los minoristas
Es preciso saber si el diseño es fácil de almacenar en comercios minoristas, pues representan un punto de venta y de no contar con el, la empresa pierde dinero. Consulta a los distribuidores del producto para ello.

5. Nulo control de calidad
Uno de los errores más frecuentes es olvidar incluir algún elemento (quizás el código de barras o algún ícono importante). Antes de enviarlo a producción, asegúrate de que no tenga errores tipográficos o algún otro, pues puede ser muy costoso para la empresa.