Email marketing: ¿Cuál es la diferencia entre rebote duro y rebote suave?

correo sigue siendo eficaz para alcanzar las audiencias

Para desarrollar buenas campañas de email marketing que logren aportar beneficios destacados, como un retorno de inversión de hasta 3 mil 800 por ciento, como lo señala Salesforce, todo mercadólogo debe estar familiarizado con todos los términos y métricas relacionados con estas, como el de rebote o la tasa de rebote, los cuales son indicadores importantes de que algo va mal con una campaña. En esta ocasión para comprender mejor el concepto y la métrica, veremos 2 términos clave relacionados, el rebote duro y el rebote suave.

Para entrar en el tema y comprender la diferencia entre estos 2 conceptos importantes, es clave analizar cada uno:

¿Que es el rebote duro?

Por ponerlo de una forma muy general, un rebote duro es un fallo permanente en la entrega de un email.

El rebote duro ocurre cuando la dirección de correo electrónico del consumidor es inválida o ya no está en uso. Generalmente, el domino que acompaña al correo, es decir, la página que aparece después del @ ya no existe o ya no está registrada como un servidor de email. También, puede que se trate de una dirección inválida debido  un error al momento de escribir, por ejemplo, se escribió “gnail” en lugar de “gmail”.

Cuando esto ocurre, el proveedor del servicio de internet o ISP envía un mensaje o notificación que explica por qué rebotó el correo enviado. Distintos ISPs tienen distintas tipos de mensajes para hacerte saber que un email rebotó.

Respecto a los rebotes duros, estos cuentan con diferentes categorías, las cuales son:

  • El receptor no existe:

Tal como el nombre de la categoría lo señala, esto ocurre cuando la ISP del consumidor indica que el correo no existe. Enviar constantemente correos a direcciones inexistentes puede ser negativo para la marca pues su reputación como emisor se daña.

Para tratar este tema, las recomendaciones principales son, verificar las direcciones de correo para encontrar errores obvios y ponerte en contacto con el consumidor a través de otro canal para verificar si tiene otro correo.

  • La bandeja de entrada está llena:

Cuando una dirección de correo electrónico esté saturada de mensajes, es probable que veas una notificación indicando este problema, el cual quiere decir que la dirección no puede seguir recibiendo correos pues alcanzó su capacidad de almacenamiento.

Si bien esto puede ser una señal de que el consumidor no ha revisado o limpiado su bandeja de entrada en un tiempo considerable, también es indicador de que se puede tratar de una dirección de correo abandonada.

Para tratar este problema, lo mejor que puedes hacer es acercarte al consumidor y hacerle saber que su bandeja de entrada está llena, o bien, puedes contactarlo para preguntar si cuenta con una nueva dirección de correo electrónico.

  • La dirección de correo electrónico está bloqueada:

Cuando una dirección de correo es bloquea, el proveedor de servicio de internet ha decidido no entregar el mensaje, posiblemente porque considera que el email contendiente spam y debido a ello lo rechaza.

Considera que los servidores de email cuenta con toda clase de políticas de seguridad que se deben pasar antes de que se acepte un mensaje.

Para tratar este problema, si estás siendo bloqueado y recibiendo rebotes de un dominio pequeño, puede que encuentres la solución contactando directamente al ISP. Por otra parte, si estás obteniendo rebotes pro bloqueo por parte de un dominio grande (como Gmal) será necesario que contactes al equipo de soporte.

  • Fue rechazado por los filtros de spam:

Esta última categoría de los rebotes duros se refiere a que es posible que haya algún contenido en tu correo o en la línea de asunto que es considerado spam por el ISP. Este problema se puede generar pues algunos de los proveedores gestionan el email tomando como base el comportamiento de sus consumidores, por ejemplo, si un consumidor nunca abre tus correos, el siguiente que les antes será filtrado automáticamente para ser colocado en la bandeja de spam.

Para solucionar este tema, si no las que un consumidor frecuentemente es listado en el apartado de no apertura en tus aporte, puede que debas reconsiderara la frecuencia con la que mandas emails, además de ello, será recomendable que descubras el contenido que realmente genera engagement con este tipo de personas o como medida final quitar esos contactos de tu lista.

Ahora que sabes todo lo anterior, y para comprender la diferencia entre rebote duro y suave, te compartimos los detalles de este último tipo.

¿Qué es el rebote suave?

De forma general, se entiende como rebote suave a los fallos temporales en la entrega de correos electrónicos.

Este tipo de rebotes ocurren cuando una campaña llega al servidor del consumidor, es decir, la dirección de correo electrónico fue reconocida pero el mensaje rebotó antes de que llegara a la bandeja de entrada de la persona.

Los rebotes suaves pueden courier cuando la bandeja de entrada del consumidor está llena, el servidor de recepción está caído o saturado con mensajes, el tamaño del mensaje es muy largo, la configuración de correo del receptor no permite correos del emisor, se ha detectado la presencia de de contenido spam o sospechas, y muchas otras razones.

Ente las principales categorías del rebote suave destaca:

  • Bandeja de entrada llena:

De nueva cuenta, como el nombre lo indica, el contar con una bandeja de entrada llena puede generar rebotes suaves. Aunque estos típicamente se categorizan como rebote duro, a veces los errores de este tipo pueden caer en la otra categoría, al menos en un principio, por ejemplo, si con un receptor estuviste enviando mensajes y durante un tiempo estos llegaron bien y fueron abiertos en el pasado, pero ahora eso no ocurre. El ISP monitorear la frecuencia de qué tan seguido los correos fallan al ser entregados en un periodo de 2 o 3 días mientras trata de enviar el correo. Durante ese periodo el error se considera como uno de rebote suave y una vez que pasa el límite de días y si continua rebotando, entonces se categoriza como rebote duro.

Para tratar este problema es necesario conectar al consumidor y hacerle saber que su bandeja de entrada está llena, o bien, es recomendable preguntarle si tiene una nueva dirección.

  • Fallo con el DNS:

El fallo con el DNS ocurre cuando el servidor de email del consumidor no es capaz de enviar los correos divo problemas con el sistema de nombres de domino de su lado. Esto puede ser un problema temporal o no y generarse debido que el servidor se cayó o hubo un error al configurar, o bien, el domino de destino no existe.

Para solucionar o descartar este problema, considera enviar un email nuevamente uno o dos días después, la mayoría de estos problemas son transitorios y se resuelven en un periodo de tiempo determinado.

  • Error con el protocolo desafío-respuesta

El protocolo desafío-respuesta es un mensaje enviado por un servicio de filtración instalado por el consumidor para filtrar los emails que recibe de emisores desconocidos y de spammers.

El filtro automáticamente responde con un “desafío”, el cual consiste en una pregunta o acción a concretar. Si este no se cumple en un periodo determinado de tiempo, el email no se entrega.

Para arreglar este problema, desarrolla campañas de email marketing basadas en permisos, es decir, genera un doble opt-in para que las personas confirmen su dirección y sea añadidos a la vista. Por otra parte, también considera hacer pruebas de spam con tus campañas antes de enviarlas.

  • Auto-respuestas

Las autor-respuestas son mensajes que recibe el emisor y que indican que el cliente no está disponible temporalmente. Estas notificaciones resulta útiles al mantra información limitada a tiempo para los consumidores pues permiten saber que es posible que el consumidor no verá tu email hasta después.

Respecto a este problema realmente no hay nada que puedas hacer ya que eventualmente verán tu mensaje una vez vuelvan a revisar sus bandejas de entrada.

  • Otros

Finalmente, debido a que no todos los IPS usan un sistema estándar para notificar sobre rebotes, existe la categoría de otros.

Esta es referida como un rebote suave pues la razón exacta por la que se generó el rebote no es clara o no puede ser determinada. Generalmente se asocian a problemas técnicos, como un tiempo de espera agotado con la conexión.

Para solucionar el problema lo mejor que se puede hacer, nuevamente, es contactar al receptor del mensaje para ver si cuentan con una nueva dirección de correo electrónico.

loading...