El vuelo de terror Ámsterdam-México finalmente acabó: nave aterriza y esto fue lo que ocurrió

El vuelo Ámsterdam-México generó todo tipo de comentarios en redes, donde no se perdió de vista su trayecto.

El vuelo Ámsterdam-México KL685 de la aerolínea KLM finalmente aterrizó y con ello terminaron los momentos de tensión que se generaron a bordo de su trayecto, luego de que imágenes de su mapa de seguimiento mostraron que el Boeing-747 sobrevoló en círculos cerca de tres ocasiones en el mar del Norte, con lo que se buscó, según información de medios como RT, quemar combustible, para posteriormente llevar a cabo un aterrizaje de emergencia.

El incidente, según reportes de prensa, se debió al impacto de un ave en uno de los motores del avión, aunque la aerolínea solo se ha limitado a reportar que se trató de una falla técnica.

Esta no es la primera vez que un vuelo trasatlántico que se dirige o parte de la Ciudad de México, se convierte en tendencia por las críticas que genera.

Prueba de ello ocurrió cuando el vuelo AM1 que cubría la ruta Ciudad de México-Madrid tuvo que ser desviado al Aeropuerto de Cancún en 2015, debido a que la aeronave registró irregularidades eléctricas y posteriormente se descubrió un serio golpe en la nariz de la nave.

Posteriormente un vuelo de esta aerolínea que se dirigía a la Ciudad de París tuvo que ser desviado a Irlanda, debido a que se registró un incendio en la bodega de carga. En esa ocasión destacamos que la larga lista de incidentes en que la experiencia de marca con Aeroméxico se ha visto dañada, recuerda casos en los que aerolíneas han buscado solucionar este tipo de malos incidentes.

Richard Branson, dueño de Virgin America, asegura que la estrategia clave para atraer y mantener clientes es la experiencia casi “mágica”, dice, con que se debe de relacionar la marca con el cliente.

En su caso, la estrategia ha buscado cuidar los detalles como la calidad de los uniformes de los sobrecargos, el confort de los asientos y la eficiencia en el tiempo antes, durante y después de haber abordado una de sus aeronaves.

De acuerdo a PWC, en 2013 la industria aérea era la peor calificada de entre ocho sectores evaluados en satisfacción al cliente. Populus señaló que el 71 por ciento de usuarios en Reino Unido, reconocía que la mayoría de las aerolíneas ofrecían la misma experiencia de usuario (2013).

Frente a este escenario es importante que una estrategia de marketing desarrollada en el sector aéreo, reconozca a la experiencia que tiene el usuario con la marca, como un elemento determinante en el engagement, que a diferencia de otros sectores donde los estilos de vida dictan la norma de mercadotecnia por llevarse a cabo, en el aéreo la ventaja esta del lado de las marcas que reconozcan al tiempo como el gran elemento que las diferencia del resto.