Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Suscríbete a Merca2.0. Haz clic aquí

El teléfono o la vida

Desde el punto de vista del marketing, el fanatismo por el teléfono inteligente, nos sugiere que tenemos un medio potente para hacer llegar el mensaje.

Santiago, Chile.- Depende de cómo se agreguen los signos de puntuación a la frase que da título a esta nota, el contenido puede tener un significado diferente. Si optamos por la exclamación, podemos estar frente a un asalto a lo película de gangsters antigua (¡el teléfono o la vida!), mientras que si elegimos la interrogación… (¿El teléfono o la vida?) Inmediatamente sugiere un condicional…bueno, esto da para largo.

Sucede que leía hace un par de días una nota de la BBC en la que  el periodista daba una serie de reglas para evitar que el teléfono domine nuestra vida y me quedé pensando en el tema. (Ya sé que se ha escrito bastante, pero no por eso se ha pensado bastante). Lo que debiera ser sólo una herramienta comunicacional, en realidad se ha vuelto una adicción. Basta googlear “adicción al” y la primera opción que aparece es “celular”. Más de alguien estará interesado.

Mirado desde el punto de vista del marketing, este fanatismo por el teléfono inteligente, nos sugiere que tenemos un medio potente para hacer llegar el mensaje. Sin embargo, el filtro de quienes utilizamos el dispositivo comienza ser más fino y se relaciona directamente con lo emocional (sí, otra vez la palabrita). Entonces, para ser un aporte a la industria, debe considerarse este aspecto como primordial.

Ahora, si lo analizamos desde el aspecto netamente humano, de comunicación, podemos concluir que cada vez estamos menos atentos a los mensajes que se presentan en vivo y en directo. ¿Cuántas veces nos hemos encontrado tuiteando un espectáculo o una charla, mientras ponemos más atención al teléfono que a lo que está sucediendo? Sin duda es un arma de doble filo y resulta necesario tomar las precauciones para que lo urgente no supere lo importante.

El reportaje mencionado más arriba sugiere, entre otras cosas, conversar cara a cara, apagar el teléfono en reuniones sociales, de trabajo y antes de dormir y, de ser posible, desprenderse de él al menos un día, cada cierto tiempo.  No es mala idea, sobre todo si, mientras lees esto, estás pensando que hace varios minutos no lo revisas. Luego puedes preguntarte ¿el teléfono o la vida?

notenemoswifi

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados