CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

El reto de las Fake News

Es común encontrarse con Fake News, la tarea de los medios es sortear este reto.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Fake News

Las fake news son un hecho que hace años lastra al periodismo y pone en una encrucijada a los medios que han tenido que hallar formas para sortearlas y no ver mermada su credibilidad. En especial en los tiempos que vivimos de post confinamiento derivado del Covid-19 aún vigente, donde las noticias apócrifas parecen haber registrado un boom.

El estudio de las noticias falsas tampoco es algo nuevo en el panorama, de hecho ya desde 2017 la consultora Gartner vaticinaba que para 2022, la producción de fake news superará las reales y que no habrá suficiente capacidad ni material ni tecnológica para eliminarlas.

Un tema que siempre está en el tintero

Para los especialistas, es un tema delicado y que se debe mantener en el escrutinio tanto de consumidores de noticias como productores de la mismas, pues es una situación que está “íntimamente relacionado con la credibilidad que tenemos en ellos y se ha vuelto un factor importante en la relación que tienen con sus audiencias que incluso puede afectarles de manera económica o política”, opina Lourdes Villanueva González, socia fundadora y Business Development Director de la agencia de comunicación Saxum Media -Online Reputation Agency.

Otros especialistas como, Alejandro Medina González, coeditor en Forbes México y becario de la fundación Gabo, en Colombia, señalan que este fenómeno no es más que una consecuencia de “la velocidad con que la información se mueve en la actualidad, el hecho de que los medios de comunicación estén todo el tiempo tratando de ganar noticias y generar notas lo antes posible, por lo que muchas veces no se cumple con una de las formas básicas de lo que es el periodismo: la verificación de la información”.

Control de daños y esfuerzos por frenarlas

Ante lo vertiginoso que resulta la información en nuestros días, las estrategias para frenar con éxito este tipo de información va enfocado, principalmente en dos aristas, “la primera es la de los productores de contenido, que con base en una responsabilidad ética deben regresar —y respetar— a los orígenes del periodismo y enfocarse sólo en reportar lo que puede ser verificado y comprobado” dice Luis Roberto Castrillón, titular de #ElEditorDeLaSemana; el segundo camino, recae en los consumidores de noticias que tienen que ir más allá de lo que se les presenta y no caer en querer compartir de inmediato algo que no verídico.

En el primer caso ya se ha podido ver un avance, redes sociales como Facebook, por ejemplo, ha generado una biblioteca de anuncios en la que se puede consultar mediante búsquedas muy sencillas: “los anuncios en circulación, la página que está pagándolo, cuánta es la inversión y otros datos”, comenta Lourdes Villanueva. Otro ejemplo, esta vez de medios, “El País, AP y ABC tienen subpáginas dedicas íntegramente a desmentir noticias falsas”, agrega Medina González.

Para el segundo caso, el del papel de los consumidores, “se debe ver primero el origen de la información, pues ésta tiene mayor valor periodístico en tanto tenga más elementos a los que se pueda acceder, no sólo que me lo digan sino que pueda ir directamente a ver la evidencia que sostiene la información que estoy recibiendo”, concluye el especialista Castrillón.

Otros artículos exclusivos para suscriptores