El “reportero estrella” de Der Spiegel “inventaba notas” y es despedido

La revista, con una historia de más de 70 años, enfrenta una crisis de credibilidad, ya que es reconocida por su línea editorial.

der spiegel
Foto: Bigstock
  • La revista alemana, Der Spiegel, despidió a su reportero estrella Claas Relotius, por inventar información.

  • Relotius, quien renunció el lunes a petición de la revista, dijo que estaba enfermo y necesitaba ayuda, indicó la revista.

  • La revista alemana dijo que el hombre, de 33 años, admitió falsificaciones parciales en al menos 14 de los casi 60 artículos que escribió para su revista y sitio web.

Un triste, pero relevante, ocupó esta semana el debate en Alemania, ya que Claas Relotius, periodista y editor, de la revista Der Spiegel fue despedido tras descubrirse que inventaba datos y fuentes para sus artículos.

El hecho fue anunciado por la propia publicación alemana, la cual señaló que el “periodista estrella” de su empresa había “engañado tanto a sus lectores. como a sus colegas”.

La revista, con una historia de más de 70 años, enfrenta una crisis de credibilidad, ya que es reconocida por su línea editorial y es leída por cientos de miles de personas en su versión impresa y por millones de usuarios en línea.

“Estoy tan enojado, horrorizado, conmocionado, aturdido”, compartió en Twitter el editor adjunto de la revista, Mathieu von Rohr.

Relotius comenzó a levantar sospechas tras escribir una historia con un colega en Estados Unidos, Der Spiegel llevó a cabo una investigación interna y el periodista confesó la semana pasada que inventó pasajes completos para ese artículo, y también falsificó información en otras historias, según la revista.

Relotius, quien renunció el lunes a petición de la revista, dijo que estaba enfermo y necesitaba ayuda, indicó la revista.

El periodista comenzó a trabajar en Der Spiegel en 2011 como profesional independiente, y fue contratado como editor hace año y medio.

La revista alemana dijo que el hombre, de 33 años, admitió falsificaciones parciales en al menos 14 de los casi 60 artículos que escribió para su revista y sitio web.

Eso incluía la creación de diálogos y citas entre comillas y la creación de caracteres compuestos. La revista advirtió que el número podría ser mayor y que otras organizaciones de noticias podrían verse afectadas.

Relotius publicó artículos en otras importantes publicaciones en lengua alemana, como Süddeutsche Zeitung Magazin, Financial Times Deutschland, Die Welt y Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung, según Der Spiegel.

Forbes identificó a Relotius como el mejor reportero del año pasado, incluyéndole en una lista de “30 menores de 30” para los medios europeos.

Varios grandes artículos que escribió Relotius para Der Spiegel, que también fueron nominados a premios de periodismo, están ahora bajo escrutinio, según la revista.

Entre ellos, “El último testigo”, sobre un estadounidense que presuntamente acude a una ejecución como testigo, “Niños león”, sobre dos niños iraquíes secuestrados y reeducados por el Estado Islámico y “Número 440”, sobre presuntos reclusos en el centro de detención de Estados Unidos en la bahía de Guantánamo, Cuba.

La investigación continúa

Der Spiegel dijo que todavía está analizando las acusaciones contra Relotius y creará una comisión formada por personas de dentro y fuera de la empresa para investigar su trabajo.

Por el momento, las historias de Relotius no se modificarán en Internet, pero se enviará una notificación a los lectores para informarles que fueron falsificadas y manipuladas.

Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung dijo este jueves que estaba revisando las historias de Relotius que había publicado. Dijo que aún no se habían encontrado pruebas de falsificación.

El caso de Der Spiegel es el más reciente entre organización de noticias destacadas que han sido golpeadas por revelaciones de un reportero de alto nivel que ha falsificado información.

En 2003, The New York Times descubrió que una de sus estrellas emergentes, Jayson Blair, había inventado partes de sus historias y había robado material de otros medios de comunicación. El escándalo provocó la renuncia de Blair y de los dos mejores editores del periódico.