Implementar modelos por suscripción obliga a las marcas a seguir una inercia donde siguen procesos de producción estrictos, lo que asegura ventas y la permanencia de la marca en un mercado sumamente competitivo.

Una empresa de medios está obligada a mantener una producción permanente de contenidos originales. Si pensamos en una empresa que envía jugos a domicilio, está no podrá fallar en hacer llegar sus productos, cuando le compraron una programa desintoxicante de una semana de duración.

Un modelo por suscripción es una estrategia con décadas de implementarse y sigue siendo relevante, porque el consumo digital sigue obedeciendo a una relación de marcas con consumidores.

 

Hay diversas cualidades al implementar un modelo por suscripción: los datos que genera, la segmentación que propicia y las bases para el ecosistema de marca que permite.

Ante esta riqueza de recursos a la mano de una marca que ejecuta estos modelos, una buena estrategia de marketing se hace necesaria para poder explotarlos.

El caso The New York Times

El modelo de suscripción es junto a la publicidad, una de las principales fuentes de ingresos para los medios de comunicación.

The New York Times descubrió que en medio de la crisis que viven otras compañías de medios, el modelo de suscripción se convirtió en la pauta comercial de su sitio de noticias.

Durante el segundo trimestre de 2018 reportó 109 mil nuevas suscripciones digitales y el contenido original que produce el medio ha sido fundamental para mantener esta proyección que junto a la publicidad, se han convertido en los dos puntos relevantes de su negocio.

Vender a suscriptores

La venta de cajas temáticas a una base de suscriptores es uno de los modelos de negocio más recientes que se han implementado gracias a la relevancia que sigue teniendo el modelo de suscripciones.

Una base de usuarios recibe temporalmente una caja temática de productos de diversos segmentos: maquillaje, bienestar, cocina, alimentos, entre otros.

La genialidad de este modelo es que el concepto logra fidelidad a consumidores a un concepto, que sirve de canal de promoción, para marcas que han encontrado en estas cajas un nuevo escaparate para ser vistas por los consumidores.

El mejor recurso detrás de las suscripciones

La base de datos de usuarios registrados se mide por el ancho y largo con que estas cuentan. La primera se refiere a la cantidad de detalles que se sabe por cada uno de los usuarios, mientras que el largo es el total de consumidores de los que se tiene información.