Las audiencias infantiles y la demanda que actualmente exigen del mercado han moldeado estrategias de contenidos a estilos de vida con mayor acceso a la tecnología y medios especializados en este nicho.

Si bien la oferta de contenidos anteriormente se limitaba a las historias que se encontraba en televisión, digital entró con una amplia oferta de programas que interesaron a las audiencias, por los que estas marcas de medios se obligaron a cumplir con estos nuevos estilos.

Esto ha permitido que marcas como Hasbro apostaran con una serie transmitida a través de YouTube, para el lanzamiento de la nueva línea de juguetes Hanazuki, personaje que protagoniza dichos contenidos, poniendo de relieve las historias y el poder de comunicarlas a través de canales digitales como una plataformas de videos, que pueden ser consumidos por un segmento de consumidores infantil a través de dispositivos móviles, por lo que estos se han adaptado a diversos idiomas, para lograr identificarse con estos nichos.

Un estudio que nos permite ver el comportamiento de las audiencias infantiles por internet lo ofrece Populus, al advertir que observar videos era parte de las 10 principales actividades de los usuarios de smartphones, mientras que tomar imágenes y videos; chatear con amigos y descargar aplicaciones fueron las tres principales actividades.

Ante este terremoto de medios y contenidos que conviven entre oferta televisiva e historias por internet, la caricatura Peppa Pig generó polémica luego de que un personaje de la serie aparece jugando con una araña y promoviendo el mensaje de que se trata de insectos con los que se puede tener contacto, generando la reacción negativa de las audiencias, que de acuerdo con The Guardian, solicitaron a la televisión local dejar de programarlo.

Así luce el episodio en el que una araña convive con uno de los personajes:

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.