El olor a auto nuevo es odiado por los consumidores de este país y Ford vio una oportunidad de negocio

El olor a auto nuevo se ha convertido en una experiencia y oportunidad de compra para ciertos mercados, mientras que para otros, es algo insoportable.

  • El olor a auto nuevo se ha convertido en una experiencia y oportunidad de compra para ciertos mercados, mientras que para otros, es algo insoportable.

  • Ford es una de las tantas compañías que se mantiene a la vanguardia creativa en la forma en que busca mantenerse relevante dentro de mercados tan competitivos como China.

  • El mercado chino es uno de los más exigentes, pues las regulaciones estatales son muy rígidas y las marcas sufren un largo proceso de adaptación.

La marca de venta por catálogo Yves Rocher ha encontrado en el mercado chino una oportunidad clave y como esta firma, cientos de marcas internacionales han encontrado en esta región la mejor oportunidad de negocio, sin embargo, muchas otras han tenido que esperar un largo proceso para siquiera pensar en que pueden operar dentro de este país, este es el caso de Facebook.

Dejando el panorama de comercio chino que acabamos de dar, hay una serie de acciones que debemos de tomar en cuenta, para descubrir cómo las marcas que actualmente operan en este país buscan mejorar las acciones que llevan a cabo para seguir manteniéndose relevantes.

Este es el caso de Ford, que después de Estados Unidos, China es su segundo principal mercado por la venta de automóviles que registra y que en 2017 (FY) llegó al millon 215 mil unidades.

La marca ha buscado patentar un proceso que elimina el popular olor a auto nuevo, que se ha caracterizado en los automóviles recién estrenados y que en otros países es tan apreciado, que incluso compañías como Pine Tree lo ofrecen entre su variedad de aromas.

Un estudio realizado por J.D. Power asegura que la mayoría de los consumidores chinos encuestados dijo detestar el aroma, por lo que Ford ha encontrado en ello una oportunidad de empatar con los deseos del consumidor en su decisión de compra.

Esta solicitud de patente para implementar un proceso que “cocinaría” el automóvil, para que los compuestos orgánicos que emanan los plásticos y pegamentos usados al interior del automóvil dejen de desprender el característico olor.

La patente es un proceso en el que se contará con un software y sensores que identificarán la desaparición del olor una vez que se expone al sol y al nivel más alto de calefacción que ofrece la unidad.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299