x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

El nuevo etiquetado llegó y las marcas deben de hacerse a la idea que por esta razón sus números pueden cambiar

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
El caso de Chile con su ley para el etiquetado de productos puede ser una buena referencia para identificar qué ocurrirá con el nuevo etiquetado en México. ¿Las marcas están en problemas?

Tras varios meses de ser anunciados los cambios a la NOM-051, el pasado primero de octubre por fin entró en vigor el llamado nuevo etiquetado frontal de alimentos y bebidas en México. Estos cambios, como hemos visto, implican una modificación en los diseños de los empaques de los productos a fin de poder dar información más clara sobre los elementos que contienen y que pueden afectar la salud de los consumidores.

Con ello, es de esperarse que las personas en el país tomen decisiones de compra mejor informadas y se pueda comenzar a dar la vuelta a diversos retos que puede estar enfrentando el país en términos de salud. Por ejemplo, con el tema de la obesidad infantil, donde se tiene que a través de los años la prevalencia de sobrepeso y obesidad en menores de 5 años ha registrado un ligero ascenso a través del tiempo y para 2025 podría llegar a 70 millones. Y se tiene identificado que las bebidas azucaradas so una de las causas junto con el consumo de comida rápida, el incorrecto proceso de introducción de alimentos, el consumo de snacks, la poca actividad física, entre otras cosas.

Así pues, el nuevo etiquetado podría llevar a los padres a conocer mejor que están dando a sus hijos que pudiera contribuir a problemas como este.  No obstante, para marcas y consumidores llama la atención el efecto que podría tener la medida realmente una vez aplicada pues desde espacios como las redes sociales circulan opiniones al respecto, algunas que incluso se han vuelto virales, como el caso del video de la abuelita que al ver una caja de galletas con los distintos sellos replicó con un “me vale madres”.

Todos somos Inés.

Posted by Petunio on Tuesday, September 22, 2020

Aunque también hay datos positivos que soportan la llegada del nuevo etiquetado, como los que compartimos en una de nuestras gráficas del día.

Esta es la percepción de los consumidores sobre el nuevo etiquetado

Como se ve en la información, hasta un 94 por ciento de los consumidores se manifiesta a favor de que los alimentos y bebidas tengan sellos de advertencia al frente de los empaques, mientras que un 87 por ciento considera importante la inclusión de información nutricional clara, confiable y comprensible. Aunque en relación al consumo, con el nuevo etiquetado son pocos los que señalan que dejarían de comprar los productos, ya sean bebidas u otros.

Entonces, ¿qué se puede esperar que pase una vez que llegue el nuevo etiquetado a los distintas bebidas y alimentos y sea más visible? Esta pregunta es una que sin duda puede ser del interés de las marcas así como el de otros entes clave pues les ayudaría a entender mejor el futuro y lo que pueden esperar.

En este escenario sin duda puede entenderse que solo el futuro dejará ver qué ocurre, sin embargo, existe un caso que se puede tomar como referencia y desde el cual se pueden generar expectativas un poco más apegadas a la realidad con respecto a lo que producirá el nuevo etiquetado en el país. Se trata del caso de la Ley de Etiquetado y Publicidad de Alimentos implementada en Chile en 2016 y en la cual se inspiró México para desarrollar sus modificaciones a la NOM-051.

Desde la asociación civil conocida como El Poder del Consumidor se destacan algunas cifras que se han generado al respecto en los últimos años en Chile tras la implementación y que pueden ser interesantes para las marcas y otro entes en México.

El caso de Chile

Como punto de partida, una de las conclusiones que arrojó el estudio sobre el impacto de la medida fue que ni el empleo, ni los salarios en la industria alimentaria en Chile sufrieron un impacto negativo, esto pues la industria logro vender más sus productos sin etiquetado frontal. Los que sí contaban con sellos fueron reformulados en su mayoría, tal como ya lo están haciendo algunas marcas en México.

Y es que, según destaca la fuente, la política busca incentivar el cambio tanto en consumidores como en las empresas, para que estas reduzcan los contenidos no deseados de nutrientes como lo es el azúcar, el sodio o las grasas, con el fin de productor y que se consuman propuesta más sanas. Eso es particularmente lo que deben entender las marcas con los nuevos cambios a implementar, no se trata simplemente de colocar sellos, sino de volver sus productos más adecuados para los consumidores, aquellas que se resistan sin duda verán disminuidos sus números.

En relación a lo anterior, destaca que para el caso de Chile la presencia del etiquetado es un elemento que modificó su comportamiento. La población ahora prefiere comprar productos con menos sellos o sin la presencia de estos, y de forma interesante sobresale que los causantes de ese cambio han sido los menores pues estos han  influido en sus padres a la hora de comprar productos.

Tal como ocurre aquí en México, donde se tienen marcas que ya han emprendido acciones para tratar de evadir el nuevo etiquetado (al menos 50 lo están buscando), en su momento Chile registró la resistencia por parte de estos entes ante la nueva ley, sin embargo, eso resultó en una mala idea en términos de percepción pues comenzaron llover las críticas ante las cuales tuvieron que salir a emitir disculpas. Ante ello, la mejor ruta que encontraron para mantener sus resultados y cambiar la percepción fue acatar las normas o renovarse. La fuente comparte que para diciembre del año en que entró en vigor la ley, un 17.7 por ciento de un total de 5 mil productos estudiados ya trabajaban en su reformulación para tener más aceptación por parte de los consumidores.

Y es que el cambio en los consumidores es clave para entender y para conseguir que el nuevo etiquetado no afecte negativamente al negocio. En el caso de la nación sudamericana, con los sellos un 92.9 por ciento de las personas declararon entender la información que entregan estos elementos en los empaques, mientras que 48.1 por ciento ya los usaba para comparar a la hora de comprar y entre quienes ya estaban comprando se identificó que un 79.1 por ciento indicaba que estos influyen en sus decisiones de compra.

Siguiendo la tendencia, se puede intuir que en México los sellos podrán influir en las decisiones de compra por lo que las marcas que no hagan algo al respecto para atenderlos o “superarlos” a través de nuevas propuestas verán un panorama más oscuro en sus resultados. En ese sentido, en el caso de Chile sobresalen algunas cifras que pueden ser negativas para las marcas y que se podrían replicarse en México. Por ejemplo, la fuente detalla que hubo una disminución del 14 por ciento en la compra de cereales para el desayuno. También, se redujo un 25 por ciento la compra de bebidas azucaradas y un 17 por ciento la compra de postres envasados. Las marcas que perderán serán posiblemente aquellas que no evolucionen en torno al nuevo etiquetado y se conformen con solo llenar de sellos sus productos, cosa que podría impactar en la reducción de sus ventas.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados