El marketing de guerrilla está más vigente que nunca y quedó demostrado recientemente gracias a un taquero latino que llamó la atención por su creatividad y por ello logró tener un spot en el Super Bowl.

Resulta que Teddy Vázquez manejaba un Uber y -según declaró a ESPN Deportes- dejaba una orden de birria en la cajuela para que el delicioso olor se esparciera en el auto. Cuando los pasajeros le preguntaban qué era, les contaba que tiene un negocio de tacos y ofrecía sus servicios.

“Lo ponía todo en el maletero y dejaba que el auto oliera a birria para que la gente me preguntara qué era ese olor y luego ofrecería mis servicios de tacos”, detalló.

Su genialidad, creatividad y visión, impactaron a los medios en Estados Unidos, y la historia ha llegado al mundo, gracias a la genialidad de su marketing de guerrilla.

Toda acción de marketing de guerrilla debe de tener un factor sorpresa con el fin de impactar en el público.

Engage Marketing lo define como “la loca publicidad que te hace sentarte y escuchar. La promoción que hace que te detengas y mires”. El marketing de guerrilla es una de las estrategias más creativas en la industria.

En concreto, está diseñado para disminuir costos y al mismo tiempo llamar la atención de los consumidores de maneras creativas nunca antes vistas.

Debe ser incluyente, es decir, dirigirse a todos los sentidos del público objetivo para captar su atención y con base en los hábitos del público objetivo, los debe llevar a una zona desconocida para ellos, ya que esto impulsará su atención hacia la estrategia.

Aunque, por más disruptivo que intente ser, la estrategia no debe alejarse de los valores de la compañía ni de lo que intentan comunicar como corporación. Esta es quizá una de las bases de este tipo de mercadotecnia.

De acuerdo con Shopify, entre las herramientas más efectivas del marketing de guerrilla, destacan las calcomanías, stickers, anuncios en calles, tarjetas postales, concursos con regalos que hagan referencia a la marca, exhibiciones en lugares públicos, inserciones en correos, entre otros.

Hasta 2015, datos del Departamento de Investigación de Merca2.0 indicaban que el porcentaje de inversión que se le destina al marketing de guerrilla habría registrado un crecimiento del 39 por ciento.

Es decir, también presenta la ventaja de que las marcas se están concentrando en digital y por ende, esta estrategia está libre de saturación.