Adaptarse a los cambios que trajo consigo la revolución digital es una de las grandes encomiendas de todas las marcas, y ahora IKEA parece dar un paso más al apostar por un rediseño de su icónico logo.

En días pasados, la firma de muebles anunció su nuevo logo llamado “Fönster” (que significa venta en sueco), el cual busca dar uniformidad a la marca en canales digitales.

Adiós al azul y amarillo…sólo en digital

Lo presentado por IKEA resalta a la vista ya que en esta nueva propuesta la firma se deshace de los clásicos amarillo y azul que por décadas han caracterizado a la firma en el mercado.

En este punto, es importante aclarar que la desaparición de estos colores sólo se reflejará en los canales oficiales de la marca en el terreno digital, con lo que el azul y amarillo seguirían presentes en las acciones offline de la empresa.

El rediseño ha sido firmado por la agencia 72andSunny Ámsterdam, con la intención de convertirlo en un espejo los principales valores de IKEA: su apertura, su curiosidad y su optimismo.

De esta manera, el nuevo logotipo blanco y transparente de IKEA servirá para hacer hincapié en detalles específicos, para inaugurar nuevas perspectivas y para alumbrar material publicitario de carácter homogéneo.

¿Un buen movimiento?

La evolución del logotipo de una marca es pato clave para mantener relevancia en el mercado. Desde Marketing Insider Group, indican que un buen cambio de marca puede ayudar a una empresa a conectarse de mejor forma con un mercado objetivo nuevo o modificado, o ayudar a mantener un negocio a la vanguardia de la mente de sus clientes.

No obstante, en momentos en los que los esfuerzos online y offline buscan unificarse el movimiento podría no ser del todo efectivo.

Eliminar los colores emblemáticos podrían restar recordación o identificación de la firma en digital, situación que con la elevada cantidad de contenidos que ahora circulan en la red puede ser un problema nada menor.

El rebranding de una firma siempre será bien recibido, cuando este no afecte la memorización y reconocimiento que la marca ya tiene.

Recordemos que cuando una imagen de marca logra ser memorable atrapa la atención de las audiencias un 13 por ciento más que aquellas cuyo fondo sólo es informar, al mismo tiempo que consiguen que los consumidores sean 7 por ciento más propensos a conocer sobre una firma y un 6 por ciento más a pensar que la marca tiene mejores niveles de innovación que su competencia, según estimaciones de Siegel+Gale.