El libro que necesitas leer para aprender el lenguaje de negocios y te piden creatividad estratégica

La creatividad estratégica es una de las nuevas normas dentro de la industria donde los resultados buscan cumplir con objetivos cada vez más desafiantes.

Aprender el lenguaje de los negocios permite a los mercadólogos desarrollar con mayor soltura planes de creatividad estratégica.

Advertisement

La creatividad estratégica ayuda a alcanzar mejores resultados ante marcas que exigen a sus mercadólogos, saber combatir en un escenario donde la complejidad ha aumentado ante consumidores cada vez más exigentes y plataformas que facilitan la comunicación, obligando a las marcas a saber responder en tiempo real, ante situaciones que plantean retos de manera permanente.

El lenguaje de los negocios se ha impuesto como una acción en comunicación que predispone a las marcas a mejorar su relación con los departamentos al interior de las compañías, lo que supone mayor eficiencia en el mix de recursos digitales, narración de datos y predicción de lo que veremos en el mercado.

Uno de los libros fundamentales para lograr conocimiento en este segmento es Creative Strategy and the Business of Design de Douglas Davis, donde asegura que la clave para lograr resultados cuando se exigen planes en creatividad estratégica es el dominio del lenguaje empresarial, pues de esta forma se logra enfocar el esfuerzo del equipo, en resultados que realmente responden a las exigencias del cliente, al lograr entender las necesidades que presenta.

A detalle.

-El mercado de software desarrollado para el segmento de business intelligence alcanzará ingresos por 18 mil 650 millones de dólares en 2017, según Gartner.

-Tractica estimó que para este 2017 los ingresos en un segmento como el de inteligencia artificial para aplicaciones empresariales, alcance los 221 mil 380 millones de dólares en continentes como Europa.

-Una de las tendencias fundamentales para las empresas es digital y Statista Survey estimó que en Estados Unidos para este 2016, la mayoría de las empresas encuestadas (41.35 por ciento) consideró que era importante tener presencia online.