El libro de confesiones de un manipulador de medios, que todo mercadólogo debe leer

Los medios y la capacidad con que cuentan para emitir mensajes manipulados son tema de análisis que ningún mercadólogo debe descartar.

La comunicación a través de medios continuaba era estudiada, cuando ocurrió la irrupción de los medios digitales y ahora, ambos escenarios son una pauta que no puede ser desaprovechada por los mercadólogos.

A raiz de este impacto de medios digitales, han surgido profesiones como el social media marketer, que ha tenido que enfocar sus esfuerzos en diseñar estrategias para redes sociales, por lo que el estudio de estas plataformas es permanente.

Gracias a ello, medios tradicionales ya cuentan con verdaderas estructuras dentro de social media, con las que logran amplificar el impacto de sus contenidos, en un ejercicio que se enfrenta ante audiencias convertidas en usuarios de redes sociales.

Manipulación en medios
Dirigir tendencias a través de los medios antes mencionados es una pauta que determina a la creación de estrategias, donde ya no solo se trata de mensajes tendenciosos promovidos por un conductor de televisión, ahora se trata de la manipulación en usuarios a través de Big Data.

Una gran obra para entender estos aspectos es Trust Me, I’m Lying: Confessions of a Media Manipulator de Ryan Holiday.

Holiday consolida una nutrida obra en la que explica en sencillos pasos como convertir un hecho irrelevante en una noticia de impacto, desarrolla distintas tácticas en las que explica el arte del ladrón, como moldear información para lo que las audiencias solo quieren oír, engañar a los lectores de información, el uso de la tecnología, entre otros temas de interés.

Trust Me, I’m Lying: Confessions of a Media Manipulator

Ryan Holiday