• Los ingresos generados por el iPhone cayeron un 15 por ciento

  • Dentro del sondeo anual Harris Poll Reputation Quotient del año pasado, Apple cayó de la quinta posición al lugar 29.

  • La línea de negocios de Apple relacionada con servicios tuvo un incremento de 19 por ciento durante el último trimestre del año pasado.

El negocio de Apple no anda nada bien. Esta semana, el gigante tecnológico presentó los que serían los peores resultados de su temporada navideña en los últimos diez años. Simplemente, las ventas del iPhone no despegan.

A decir del reporte financiero entregado por la empresa, entre octubre y diciembre del año pasado, los ingresos generados por el smartphone de la compañía cayeron un 15 por ciento -unos 66 millones de dispositivos- en comparación con el mismo periodo de 2017.

Esta cifra representa la peor caída en los beneficios que el iPhone entrega a la compañía de Cupertino desde su salida al mercado en enero de 2007.

A decir del Tim Cook, CEO de Apple, la tendencia a la baja es consecuencia del efecto que valor del dólar tienen en algunas monedas, razón por lo cual algunos mercados experimentaron un aumento considerable en el precio del iPhone que lo hizo inalcanzable para el grueso de los consumidores.

Con tal de animar las ventas, la firma fundada por Steve Jobs ha decidido reducir el costo de algunos medios de iPhone en diversos mercados; sin embargo, la realidad es que su problema va más allá.

¿Falta de innovación?

A pesar de que Apple se mantiene en la primeras posiciones dentro de las marcas más valiosas del mundo, la realidad deja a una marca que durante los últimos años parece estar perdiendo terreno en aristas como la innovación, captación de nuevos clientes o reputación. Por ejemplo, dentro del sondeo anual Harris Poll Reputation Quotient del año pasado, Apple cayó de la quinta posición al lugar 29.

En buena medida, esto tiene que ver con las expectativas poco cumplidas del consumidor en relación a los dispositivos lanzados por la marca durante los últimos años. Para muestra, basta con retomar un sondeo realizado por el Departamento de Investigación de Merca2.0, mismo que realizado durante 2016 revelaba que a pesar de que el 52.7 por ciento de los encuestados afirma que la cámara era la característica más relevante que ofrecía el iPhone 7, el 51.9 por ciento del total de la muestra considera que el dispositivo no es innovador.

La estrategia a seguir

Las razones que podrían explicar este fenómeno son diversas; sin embargo, al interior de la organización todo podría responder a una estrategia de negocio en donde el iPhone no es el producto favorito para apostar por innovación. Este tipo de esfuerzos parecen enfocarse al área de servicios.

Esta línea de negocios tuvo un incremento de 19 por ciento durante el último trimestre del año pasado en comparación con lo registrado durante 2017, con un margen bruto de 62.8 por ciento.

Productos como iCloud, Apple Music, iTunes o Apple Play parecen estar generando más, al tiempo que permiten a la marca llegar a nuevos públicos.

De hecho, se estima que Apple Pay registró mil 800 millones de transacciones según los resultados de Apple, más del doble que el mismo periodo del año anterior, mientras que los ingresos de iCloud aumentaron más de un 40 por ciento.

En este sentido, la siguiente gran arma de Apple será el lanzamiento de una plataforma de streaming, misma que dicta sentencia sobre el cambio que la compañía está haciendo para salir de la dependencia que su negocio tiene con la venta de dispositivos y mejorar su posición en el terreno de servicios y aplicaciones.

Se espera que a mediados de este año sea lanzada la plataforma Apple Video que competiría de manera directa con jugadores como Amazon Prime o Netflix. Las especulaciones están fundamentadas en los recientes contratos firmados entre Apple y algunos actores, directores y artistas para crear contenido exclusivo. La idea es que a través de este negocio, la firma logre reponerse de la caída en las ventas de iPhones.

A decir de algunas estimaciones de Morgan Stanley, Apple Video podría generar ganancias de unos 500 millones de dólares, cifra que crecería a 4 mil 400 millones al cierre de 2025.

Así Apple incursionará en un terreno que aunque tiene mucho espacio para crecer, aún no ha podido ser dominada del todo por los jugadores más antiguos del sector. La batalla por el contenido acorde a las necesidades, intereses y gusto de las audacias es el gran rival a dominar, y lo cierto es que pocas empresas lo han conseguido.