El fin del mundo más famoso

Por Paco Santamaría y Anaí Aguilar
[email protected]
@pacosantamaria
[email protected]
@anaiaguilar

Anaí Y. ¿Qué opinas del famoso 2012 y el fin del mundo?

Paco X. Que, como el famoso calentamiento global, es una exageración y una nueva forma de detonar un mercado nuevo de consumidores, en este caso le gente que quiere comprar libros que hablen de este supuesto fin del mundo, contenido en TV, revistas, cursos y todo lo que se refiera a cómo se va acabar el mundo en 2012. El mundo ya se ha acabado muchas veces y en algunas regiones como el norte fronterizo de nuestro país, ahí sí ya se acabó para mucha gente.

Anaí Y. El fin del mundo como una industria nueva. ¿Quién lo iba a decir? ¿Por qué es una bomba de mercadotecnia tan fuerte?

Paco X. Muy fácil, en 2012 no tenemos ni mundial, ni olimpiadas. Por lo mismo hay un gap en mensajes para los que compran, aprovecharon este hueco y crearon este mercado medio new age para captar compras. Seguro este Gurú del apocalipsis ya está forrado de billetes con todos los libros que ha vendido y el merchandicing que ha generado esto. Creo que uno de los principales portavoces de este neo apocalipsis es Sri Sri Ravi Shankar, ¿y te digo que va a pasar en 2012? Nada, nada de nada. Al final hagas lo que hagas no pasa nada. Nada. En ese año no se va a acabar el mundo. Te lo firmo. Vamos a tener más desesperanza, soledad, vacío y depresión que son las cosas que hacen que tanta gente se enganche con este tipo de temas y les de la importancia que no tienen. 

Así es no hay fin del mundo, eso creo y no lo veremos ni tú ni yo.

Anaí Y. ¡Por supuesto que va a haber olimpiadas! Y son en Londres, y prometen ser de los mejores eventos: buen presupuesto. No creo que Sri Sri Ravi Shankar vaya a ser el patrocinador junto con Coca-Cola, Acer, GE, McDonalds, Omega, Panasonic, Samsung, Visa y P&G.  Yo creo que va más allá del hecho de crear un monstruo que nos apanique a todos. ¿A qué industria beneficia? La de Hollywood y punto. No medicinas, no víveres, no “playeras del evento”…. Debe de haber algo detrás de eso.  ¿Qué será?

Paco X. Tienes razón evidenciaste mi ignorancia en cuanto a sport marketing. Sin palabras sobre esto. El 2012 beneficia a los no alineados ese año con las olimpiadas. A los que buscan respuestas y están desesperanzados y cazan nuevos contenidos en TV de paga , tipo Discovery, Infinito, Nat Geo, History Channel , etc. Libros de auto ayuda y empresas de entretenimiento. A los que buscan cambiar el canal y que los sorprenda algo en realidad, algo como el fin del mundo. Ya lo hemos visto todo en vivo por TV: lo del 9/11, Irak y que más si no el mismísimo fin del mundo. Eso si engancha ¿no crees?

Anaí Y. ¡Exacto! Ataca directamente a nuestros instintos de supervivencia, como los infomerciales atacan nuestras emociones. Lo que yo no entiendo, es cómo causa tanto estruendo, cuando todos (menos los de tu generación: drama, drama, drama) somos completamente indiferentes a lo que pasa en nuestro mundo, somos tan insensibles que vemos las noticias de un caso como el de Paulette, sentados comiendo palomitas. No nos tocan. No nos estremecen. Somos tan irrelevantes, que nos creemos inmunes. Esto del 2012, se puso de moda hace un año, y te recuerdo que fue con una película hollywoodense; pero como toda tragedia, es banal, viene y va. ¿Te asusta?

Paco X. Está de moda porque todos queremos que pase algo en nuestras vidas, pero que pase… porque al final no pasa. No me asusta, lo que me asusta es que no pase nada interesante con mi vida, no enriquecerla con emociones reales y no trascender. Esto sí es el fin del mundo y a veces pasa todos los días, no solo en 2012.

Anaí Y. Jajaja, ¿ves porque te digo que ustedes si son sensibles? Bueno, ¿otro ejemplo de mercadotecnia que haya movido al mundo?

Paco X. Cristo hace más de dos mil años. Ese sí que nos supo vender bien la moto y sus mensajes clave que todavía prevalecen y están vigentes, que por cierto, está perdiendo mercado frente a nuevas formas de fé como los cristianos y los new agers. Dios o no, es un tipo que hace rato, nos dictó un discurso y su visión del mundo. Al día de hoy medimos el tiempo en función del día en que suponemos que nació. Eso sí que es penetración de marca y de campaña, ¿no?

Anaí Y. Creo que tuve que leerlo dos veces para asimilarlo. Pero es completamente cierto.
También la llegada del 2000 fue un movimiento social, convertido en un estreno de mercadotecnia, hasta lo podríamos comparar con la llegada del Bicentenario: curiosidad, impaciencia, confusión, pero muy dentro de nosotros miedo. Yo me acuerdo, que lo pase en Disney, y una vez más el “sueño americano” paso por encima del mundo, y lo celebró en grande… ahí sí, que se te olvidaba que el mundo solo duraría 2000 años, que el futuro solo sería de vida artificial, y que nos convertiríamos en los “Supersónicos”. ¡Uy! Otra industria que se me olvidó, la famosa línea de Madame Sassu, que te cobraba 28 pesos por minuto.

Paco X. Madame Sassu me provocaba morbo, no sé…en la madrugada…pero ese es otro tema. Las tendencias de mercadotecnia y la moda se dan en ciclos, que vuelven y retoman viejos hábitos. Nada es nuevo, todo lo reinventamos. Y así veremos poco a poco nuevos elementos de cambios ficticios. Los necesitamos para sacudirnos un poco. Son parte de nuestra naturaleza.

Anaí Y. La gente ha tomado el futuro como buen pretexto para crear nuevos mercados. Todo, al parecer, lo que promete con base en el futuro ha tenido éxito: Super Lotto Millonario, Melate, la lotería, las psíquicas, lecturas de café, etc…. ¿Será un mercado rentable? ¿Las personas lo seguirán creyendo o lo mandarán a volar?

Paco X. Siempre al ser humano le ha dado curiosidad lo que pase con el futuro, el más allá y así. Lo intangible y lo que no podemos explicar. Lo que no es presente, no cuenta y el pasado ya pasó. Hay tanta información en los medios que aprendemos a olvidar rápido y por eso el futuro nos engancha. Lo de 2012 es otra forma más de atraparnos en un discurso del futuro, de lo que no se conoce y espera. A los seres humanos nos encanta estar a las expectativa por eso las campañas de lanzamiento preventivas son tan exitosas.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299