El fenómeno de marketing llamado Diego Armando Maradona tiene un problema, no conecta con la afición de Dorados

Diego Maradona en la primera práctica en Culiacán. Imagen: TW @Dorados

Desde que se rumoró la llegada de Diego Armando Maradona al banquillo de los Dorados de Culiacán, el interés por este hecho creció como la espuma, a su llegada a la ciudad ubicada al norte del país, el Pelusa, convocó a más de 250 periodistas, la prensa de Argentina no para de publicar información sobre la región, peticiones,estancia, entrenamientos y demás actos que ha hecho ‘El 10’ en el país.

Incluso se suscitaron eventos poco convencionales como que un entrenador tenga número de jugador; que los vecinos impidieran el paso de los camiones de mudanza del argentino en su nueva vivienda, la millonaria cantidad que ganará un entrenador de segunda división, el agotamiento de la playera del equipo en los anaqueles; sin embargo, a pesar de que parece una perfecta estrategia de mercadotecnia, ésta presenta un problema, un serio problema.

La afición del equipo, que ya sabe lo que es vivir temporadas de primera división así como de contar con una figura mediática, como lo fue la estancia de Pep Guardiola durante sus últimos momentos como jugador; no cree que el timonel sea capaz de llevar al “Gran Pez” a buen puerto.

Los seguidores se preguntan qué es lo que fue a hacer Maradona a Culiacán. Dentro de los principales motivos para la desconfianza del habitante ‘culichi’ está, en primer instancia, el plano deportivo. El equipo se ubica en el puesto 13 de 15, con únicamente 3 puntos.

Otro punto clave a considerar es que en esa zona del país, el deporte que predomina la atención de las personas es el beisbol. Según una encuesta elaborada por El Debate indica que las opiniones sobre Maradona están divididas, mientras que el 50 por ciento consideró que el nuevo director técnico ayudará a conseguir mejores resultados, el 49 por ciento refiere que no será así.

En tanto, un reporte de Infobae indica que la algarabía registrada a inicios de semana, se debió en gran medida, a los reporteros y no a los aficionados, incluso, al consultar con una recepcionista de un hotel señaló que en las calles no se nota un ambiente festivo por el hecho, “no es como Julio César Chávez, que todo el mundo corría”.

Maradona fue firmado por los próximos once meses, en los que, además de conseguir resultados positivos para un equipo de poca credibilidad, tiene la importante consigna de conectar con el jugador número doce, con el aficionado, quien es el elemento principal del futbol y que no es sencillo de convencer.