El impacto del comercio electrónico en América Latina ha sido medido por plataformas como Kantar, en donde se advierte cuál ha sido la variación de los ingresos por la ventas a través de comercio electrónico durante la pandemia de COVID-19.

La proyección advierte que en Perú se registró el mayor aumento en ventas a través de este canal al sumar un 900 por ciento, seguido de México, donde la variación registro un incremento de 500 por ciento. En Brasil el incremento fue de 130 por ciento, al igual que en Colombia.

Visto de manera general, la variación de los ingresos por la ventas a través de comercio electrónico durante la pandemia ha sido de 230 por ciento en toda la región de América Latina.

Así, la estrategia de comercio electrónico ha sido un paso obligado para muchas marcas, emprendedores y mercadólogos que se han especializado en esta materia, sin embargo, un elemento que no están tomando en cuenta es el que nos advierte lo importante que se ha vuelto el poder diseñar una estrategia que no cometa errores, pues si bien el comercio electrónico es una gran alternativa durante esta contingencia, es un hecho que este medio está siendo saturado de vendedores.

La estrategia de comunicación correcta en cuarentena

La estrategia correcta

Un estudio conducido en España nos puede dar luz de cómo debe de diseñarse una correcta estrategia de comercio electrónico en México.

The Sales Intelligence Company condujo el estudio Digital eXperience Fashion, donde analizó a las 30 marcas de moda más grandes de ese país, para comprender qué ha pasado en este canal que ha tenido que desarrollarse en tiempo récord, por la pandemia de COVID-19 que vivimos y que obligó a que de la noche a la mañana, digital se convirtiera en el punto obligado para los consumidores.

El estudio analizó la experiencia de compra online de las 30 marcas revisando en específico el discovery, el momento de compra, el servicio al cliente, la entrega, las devoluciones y la lealtad.

Las recomendaciones de mejora se están haciendo sobre el momento en que el consumidor abandona la compra a la mitad del proceso, esto debido a la enorme cantidad de pasos que tienen que llevar a cabo al momento de hacer su compra.

Otro elemento que destaca es que la información del proceso de envío y políticas de devoluciones son confusas, además de que los métodos de pago son en muchas ocasiones limitados.

Otro grave error que cometen las marcas, es que del total de las personas que dejaron su compra en el carrito, solo al 18.9 por ciento de ellas se les recordó sobre finalizar su compra.

Otro de los insights encontrados en este estudio es que se debe de trabajar en las entregas, pues entre más cuesta, más tardan las entregas en llegar, por lo que es una ecuación que impacta negativamente en la experiencia del consumidor que terminará de tomar una decisión de compra una vez que tiene el producto físicamente.

Entre algunos de los otros datos encontrados es que de las 30 marcas estudiadas, el 76 por ciento de ellas recurren a Facebook, que al igual que una línea telefónica son grandes canales de atención al cliente, sin embargo, solo el 23.8 por ciento de ella lleva a cabo una encuesta de satisfacción del cliente.

Comercio electrónico

El comercio electrónico despuntó por la pandemia de COVID-19, que obligó al resguardo de las personas, lo que evidentemente motivó una mayor actividad comercial a través del canal digital.

Un elemento que destaca del comercio electrónico es el que nos advierte de la oportunidad que encuentran las marcas al momento de tener que identificarse con el consumidor y si bien hay recursos que hacen sumamente simple esta experiencia como Marketplace de Facebook o Mercado Libre, el comercio electrónico es todo un ecosistema que se tiene que construir desde cero porque requiere departamentos de atención y recursos que son comparables en costo al tener un punto de venta físico.

 

 

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299