• El edificio Chrysler es uno de los mejores iconos de los que se ha valido la Ciudad de Nueva York, para convertirse en una de las ciudades más visitadas en el mundo.

  • El marketing al que diversas ciudades han recurrido para lograr promocionarse en el mundo, ha encontrado en los edificios su mejor estrategia.

  • Una de las tantas oportunidades que hay en el mercado para las marcas, es nombrar edificios con sus nombres, para lograr awareness ante el resto.

Los edificios se han colocado como el mejor referente que tienen las ciudades para generar reconocimiento ante el mercado.

Hay marcas que ponen sus nombres en estas construcciones y logran con ello un awareness de gran importancia.

Esto ocurre principalmente con estadios como el Hisense Arena, Marvel Stadium, HSBC Arena, Red Bull Arena, Estadio Corona o el AT&T Center.

Edificios como iconos

Los iconos que han encontrado las ciudades en edificaciones como la torre Eiffel en París, el Palm Tree en Dubai o la Casa de la Ópera en Australia son al día de hoy la mejor apuesta con que han logrado identificarse ante los consumidores (turismo).

Gracias a esto se ha logrado establecer un tremendo mercado turístico, que ha servido para consolidar una economía que nos lleva a observar casos como la reciente venta del edificio Chrysler con un 80 por ciento de descuento.

La operación que alude la venta del edificio señala que el precio por el que se pagó para concretar la venta del edificio fue de 150 millones de dólares, mientras que el dueño de dicha propiedad pagó 800 millones de dólares, por lo que la diferencia es desproporcionada.

Este tipo de construcciones se han convertido en importantes referentes por la cantidad de historias que se han contado con ellos como protagonistas.

El edificio Chrysler ha sido protagonista de cintas como Hombres de negro 3, mientras que el Empire State building es imposible no recordarlo tras su aparición en películas como King Kong.

A pesar de que se trata de iconos con gran nostalgia por la historia que han contado, es indudable argumentar que estos lugares compiten con la innovación de un mercado de bienes raíces donde la innovación no para y la oferta desmesurada crece.

Imagen destacada: Flickr/Pablo BM